El Ferrari es terrorífico en agua

La lluvia dio tregua en Ímola, hubo entrenamientos libres y el Ferrari parece hoy aún mejor coche que ayer, como si eso fuera posible. Leclerc y Sainz se alternaron en el primer puesto con goma de lluvia extrema, luego intermedia, aprovechando la mejoría de la pista… pero siempre a más de un segundo de todos los competidores. La superioridad del F1-75 en agua, cuando la carga aerodinámica es más importante, deja entrever que se necesita algo más que un humilde paquete de mejoras para apartar a Maranello de las victorias cada fin de semana. En pocas horas, Leclerc y Sainz, primero y segundo por ahora, lucharán por la pole del esprint (que contará para las estadísticas oficiales). El resto aspirará a la tercera plaza, que también está muy bien.

Verstappen ocupó ese bronce aunque más que primero del resto fue único en su especie: quedó a segundo y medio de Leclerc, con segundo y medio de margen sobre los Haas de Magnussen y Schumacher. Pérez, Alonso, Vettel, Tsunoda y Russell completaron el top-10 y más allá, las diferencias son dignas de las competiciones amateur: McLaren a seis segundos, Hamilton a siete y los Williams, a 8.7 (Albon) y 10.2 (Latifi). Fue una hora repleta de sustos (varios trompos de Leclerc) para todos culminada, ya con el tiempo cumplido, por el accidente leve de Bottas.