Haas presenta la nueva era

Haas pone el punto de partida al 2022. El equipo daba la sorpresa este pasado jueves, anunciando su presentación para el día siguiente, queriendo ser los primeros de la clase en mostrar el nuevo coche de este curso tan revolucionario. Casi sin tiempo de prepararse, este viernes la estructura estadounidense se adelantaba a todos sus compañeros del paddock, destapando el nuevo VF-22: el primer monoplaza de la nueva era de la Fórmula 1, ya marcada por el ‘efecto suelo’, y con un diseño totalmente innovador.

La presentación, que se ha limitado a compartir las fotos del nuevo coche en redes sociales, tampoco ha traído grandes sorpresas. El diseño se ha ceñido a lo que la Fórmula 1 ya había adelantado el pasado 2021 y Haas ha optado por mantener los mismos colores que ya mostró el curso anterior: el blanco sigue siendo el gran predominante, justo con el rojo y el azul que recuerdan a la bandera rusa. Y, al igual que con su decoración, el equipo estadounidense también mantiene la misma alineación de pilotos, con Mick Schumacher y Nikita Mazepin al frente y la esperanza de poder dar un paso adelante tras una de sus peores temporadas.

Dejando atrás un año de adaptación para sus pilotos, el principal objetivo de la escudería es volver a sumar puntos. El cambio de reglas les ha hecho recuperar la motivación que habían dejado atrás en 2021 y no quieren desaprovechar las muchas opciones que les da esta temporada, con un Mundial muy abierto a cambios. No saben si podrán dar un paso tan grande adelante, pero al menos esperan mucho más de sus dos pilotos, ya adaptados a la gran competición y con muchas cosas que demostrar en pista. Eso sí, el presupuesto tan ajustado de este nuevo curso no lo podrá nada fácil y se verán muy limitados en las mejoras que lleguen durante el año.

A la vuelta de la esquina están ya los primeros test de pretemporada, en Barcelona, donde Haas (todavía muy unido a Ferrari), esperan poder volver al buen nivel que demostraron el pasado 2018. Por aquel entonces fueron quintos en el Mundial de Equipos. Haas tiene por delante toda una temporada para demostrar su potencial, así como sus pilotos, con especial atención al ruso, que ya fue muy criticado el pasado 2021 por sus actuaciones en pista. Sin embargo, el 2022 es toda una incógnita, con la promesa de un mayor espectáculo sobre el asfalto que podrá cambiar las tornas para la estructura americana.