Cada vez que toca en Hugo Duro, Mestalla sueña con la Copa

El destino le tenía guardada a Hugo Duro una noche como la de ayer. El fútbol es tan caprichoso que un jugador que sin querer fue clave en la última Copa que conquistó el Valencia, lo volvió a ser dos años después, y esta vez queriendo, para meterle de nuevo en las semifinales. El balón volvió a tocar en Hugo Duro, como en aquellos cuartos de final de 2019, que el Valencia de Marcelino le ganó al Getafe de Bordalás.

Los che, gracias a ese gol de Hugo Duro, de cabeza a la salida de un córner, se meten en su 35º semifinal, la primera en su vida de Bordalás. El Cádiz, sin perder la perspectiva y consciente Sergio que la vida se la da la Liga, peleó por llegar tan lejos como lo hiciera con David Vidal en 1990. Pero Mestalla quiere la Copa, su competición fetiche, su oasis entre tanta tinieblas, y la tiene a tres partidos.

Escudo/Bandera Valencia

El Valencia entró al partido despeinado, como si debajo de la camiseta llevara el pijama puesto. A los de Bordalás les costaba trenzar tres pases, a veces les cuesta hacerlo hasta cuando están despiertos, y el Cádiz llevó el encuentro donde más cómodo se sentían los de Sergio, que era lejos del área de David Gil y lo suficientemente cerca de la de Jaume como para tratar de pillarle en algún renuncio a la defensa blanquinegra, que no fue el caso en los primeros compases porque Guillamón anduvo rápido y evitó un remate a bocajarro de Sobrino en el área pequeña.

Bordalás había apostado por dar galones de titular a dos de los recién llegados. Por obligación a Eray Cömert, que ya sabe que en España si agarras de la camiseta pitan penalti, y por devoción a Bryan Gil. Por cómo fue recibido el de Barbate, Mestalla le ha dado su pasión. Solo por un regate que le hizo a Parra, girando como los recortadores y con caño incluido, bien está al menos que le hayan dado el ‘21’. El de David Silva. El de Pablo Aimar.

Escudo/Bandera Cádiz

Sergio también tiró de fichajes. De inicio debutaron Rubén Alcaraz, Idrissi y Luis Hernández. Sergio introdujo hasta nueve cambios en su alineación con respecto a la ‘final’ que ganó contra el Levante, reservándolos para la que tiene el sábado en Mallorca. La Copa mola y por ello la pelearon con uñas y dientes, pero la Liga es la que da de comer. Después, por la lesión de Andone, le tocó dar entrada a Lucas Pérez, que debutaba así con el Cádiz sin tan siquiera haber pisado antes ni una calle de La Tacita de Plata.

La lesión de Andone interrumpió el juego apenas un minuto, aunque tiempo suficiente para que Mestalla le recordarse a Peter Lim que se vaya a casa y a Bordalás, para despertar a los suyos. Corría el minuto 22 cuando se reanudó el juego y solo dos después llegó el gol de Guedes, que fue una oda al balonazo, porque hasta dos pelotazos precedieron a la carrera que Hugo Duro le ganó a Cala. El central pecó de blando, por más que reclamara falta, y Guedes no perdonó la asistencia del madrileño.

El Valencia, sin merecerlo, se veía con ventaja en una eliminatoria a partido único y ante su público. Pero ni el Cádiz se vino abajo ni tampoco los blanquinegros lo suficiente arriba como para atar en corto su pase a semifinales. Hasta el descanso solo un remate lejano de Bryan Gil y tras el paso por los vestuarios, más de lo mismo. Jonsson y Alcaraz seguían controlando su cortijo y los gaditanos cada vez miraban más a los ojitos a Jaume. Así, tras un córner en el que parecía que no había pasado nada, el VAR le dijo a Alberola Rojas que sí, que Cömert había cogido la camiseta de Cala. Fue penalti y gol de Lucas Pérez.

Cala, en verdad, fue protagonista de la velada por muchas cosas. Por su participación en los dos primeros goles, por un remate suyo al palo que hubiera puesto el 1-2 y por su expulsión. Mestalla, en el primer partido de Cala en Valencia tras la vuelta del público a los estadios, le recibió durante toda la noche entre silbidos, por el episodio vivido hace años y medio con Diakhaby, y con sorna cuando vio la roja por una entrada a Maxi. Diakhaby aprovechó la ocasión para decirle que se fuera y la cosa se tensó. Para cuando Cala se fue a los vestuarios, el balón ya había tocado en Hugo Duro y el Cádiz, aunque lo intentó hasta el final, se quedó en la orilla. El Valencia pasa a semifinales. La Copa le da vida y esperanza.

Cambios

Lucas Pérez (22′, Florin Andone), Salvi (45′, Iván Alejo), Negredo (62′, Rubén Alcaraz), Álex Fernández (63′, Idrissi), Maxi Gómez (67′, Eray Cömert), Moriba Kourouma (67′, Thierry Correia), Isaac (76′, Rubén Sobrino), Hélder Costa (87′, Gonçalo Guedes), Lato (87′, Gayá), Marcos André (93′, Hugo Duro)

Goles

1-0, 23′: Gonçalo Guedes, 1-1, 53′: Lucas Pérez, 2-1, 78′: Hugo Duro

Tarjetas

Gayá (33′,Amarilla) Iván Alejo (37′,Amarilla) Eray Cömert (52′,Amarilla) Rubén Alcaraz (58′,Amarilla) Rubén Sobrino (60′,Amarilla) Cala (70′,Amarilla) Cala (83′,Roja) Maxi Gómez (86′,Amarilla) Raúl Parra (86′,Amarilla