«Parece que yo solo voy rápido porque trabajo mucho»

En la Fórmula 1 eres tan bueno como tu última carrera, así que Carlos Sainz (Madrid, 27 años) será hasta marzo el mejor del resto, el quinto del Mundial y el autor de cuatro podios. El tercer integrante de una foto histórica, con Verstappen y Hamilton en Abu Dhabi. En su última entrevista de la temporada 2021, o la primera de 2022, el piloto de Ferrari charla veinte minutos con AS. De futuro, de trabajo, de talento, de respeto y expectativas cumplidas o por cumplir. El año que viene, tanto él como el equipo de Maranello aspiran a mucho. Están listos.

—¿Cumplió sus expectativas en el primer año de Ferrari?

—Tenía unas expectativas bastante altas, porque me gusta poner el listón lo más elevado posible para esforzarme lo máximo al cumplirlo. Con un objetivo alto, te exiges más durante la temporada. No sabría decir si las he cumplido todas o no, pero sabía que sería una temporada de adaptación, dura, sobre todo al inicio, y lo más importante era acabar el año más fuerte de lo que lo empecé, con una buena progresión. Y eso lo he cumplido con creces.

—Un podio final junto al campeón y el mejor piloto de la década, con su familia abajo, es el mejor epílogo al 2021…

—Y porque fue una carrera relativamente normal, lo único diferente fue el abandono de Checo. Una carrera muy completa, desde el sábado. En Rusia también compartí podio con Hamilton y Verstappen en un domingo complicado con el agua. Pero sí, quizás Abu Dabi era un fin de semana más completo y además tener abajo a mi familia era especial, porque no habían estado antes en ningún podio.

—¿Qué tal tolera cuando las cosas le salen mal?

—Siempre hay momentos, en una temporada de 22 carreras, en los que no estás contento porque sabes que no estás rindiendo al máximo. Son esos momentos los que te hacen saber en qué dirección no debes ir. Sin esos momentos más complicados, no hubiese sido capaz de aprender lo que aprendí y ponerlo en práctica en las últimas seis o siete carreras. Es clave identificar lo que has hecho mal en un fin de semana difícil para no repetirlo.

—¿Qué tiene Leclerc?

—Todo. ¿Qué no tiene?

—Ha visto las telemetrías, ¿es el gran piloto que se esperaba?

—Sin ninguna duda, es uno de los grandes. Especialista en muchas cosas y mucho más trabajador de lo que la gente se piensa. Trabajar, trabajamos todos, a saco. Tiene el paquete completo de velocidad, trabajo y constancia, dudo que haya gente mucho más rápida que él en la Fórmula 1.

«Dudo que haya gente mucho más rápida que Leclerc en la F1»


Carlos Sainz

—Entonces, ¿qué hizo para acabar la temporada por delante?

—No sé qué he hecho o he dejado de hacer. Sé que me centré en mí, comprendí el coche, fui adaptándome y poniéndolo a mi gusto. Y sé que cuando tengo un coche a mi gusto, y me adapto a la manera en que se tiene que conducir, soy muy rápido.

—¿Se puede llegar a confiar en el compañero de equipo?

—Mi filosofía es esa, tener un ambiente cómodo dentro del equipo y no tener que estar preocupado por eso. En la F1 hay suficiente presión y competitividad, y malos momentos, para encima tener que ponerse un peso más grande dentro de tu propio equipo. El ambiente tiene que ser positivo, yo también quiero que el equipo mejore y sé que va a ser así cuando los dos pilotos se lleven bien y vayan en la misma dirección. Llevarme bien con el compañero al final es interés propio. Es lógica pura.

—¿Lee informaciones de F1 en la Prensa?

—Cada vez menos.

—¿Por qué cada vez menos?

—Lo intento. Leo de F1 porque soy un fan, no solo un piloto, el deporte me encanta igual que leo de fútbol y de golf. Pero sí es verdad que intento hacerlo cada vez menos, porque creo que el halago debilita y la crítica distrae. Como siempre hay halagos o críticas, intento leer poco.

—Cuando haya leído alguna lista de los pilotos que pisan fuerte, con Lando Norris, Charles Leclerc o George Russell, y no le hayan incluido a usted, ¿se ha sentido infravalorado?

—La gente que me tiene que tener en cuenta, me tiene en cuenta. Y si no, pregunta a Charles o Lando, que han visto mi telemetría, mis datos, o incluso jefes de equipo en los que he trabajado y he competido. Ahí, como saben de lo que soy capaz, me valorarían muy bien. No sé, es algo que intento no pensar, porque quienes me conocen saben lo que hay.

«El halago debilita y la crítica distrae»


Carlos Sainz

—¿Sainz es talento o trabajo?

—A ver cómo contesto… por mucho trabajo que pongas, si no tienes talento no haces una vuelta rápida en clasificación. Por eso creo que es mayoría talento, y el resto lo pongo con trabajo. Pero os sorprenderíais con lo que trabajan otros pilotos. Quizás no se habla tanto, o yo tengo la fama de trabajador y no de talento. No sé por qué.

—Porque se va a vivir al lado de la fábrica…

—Pero hay muchos que también se están yendo a vivir cerca de la fábrica y echan horas parecidas a las mías. Otra cosa es que yo sea más pesado, o dedique más horas, pero no quiere decir que trabaje más, sino que es calidad de trabajo. Yo lo único que digo es que sin talento, por muy rápido que vayas, no vas a hacer vueltas rápidas en la Fórmula 1.

—Entonces, la fama de currante está bien, pero no solo…

—Luego se puede tergiversar lo que diga… pero parece que me he llevado la fama de trabajador, que yo solo voy rápido porque trabajo. Pero a un coche no te adaptas tan rápido sin talento.

—¿Cuántas horas va a echar en la fábrica en este invierno?

—Parecidas a las de 2020. Si hubiese sido un año de continuación, con un coche que sigue en desarrollo, quizás menos. Pero al ser un año con coche completamente nuevo, es una categoría nueva. Me va a tocar hacer el mismo invierno que cuando llegué a Ferrari.

—Que Mercedes y Red Bull se hayan distraído con el título de 2021, ¿es bueno para Ferrari en 2022?

—Quiero pensar que sí, pero mi cabeza me dice que estos equipos son tan buenos que son capaces de hacer las dos cosas a la vez y estarán arriba, seguro.

«Mejor que en Ferrari, en ningún sitio»


Carlos Sainz

—¿Qué 2022 se imagina?

—Me imagino dos extremos. Un equipo que lo clava, de repente, y gana con una ventaja seria. O el otro extremo, que es una temporada totalmente igualada, y es lo que quiero. Este año vimos a los pilotos marcando la diferencia, había cuatro coches capaces de luchar por el Mundial y son los pilotos quienes han puesto el resto.

—¿Se le hace raro ver como campeón del mundo a un piloto que no hace tanto era un chaval, su compañero, en el Toro Rosso de 2015?

—No se me hace raro porque se veía venir desde las primeras carreras, Max tenía esas opciones. Creo firmemente que ahora mismo hay en parrilla siete u ocho campeones del mundo. Al que le toque el coche, será campeón. Aunque lo que ha hecho Max ha sido especial, el nivel al que han competido él y Hamilton es espectacular.

—¿Siete u ocho?

—No sé si es un número exacto. Pero hay muchos pilotos con potencial para serlo.

—Usted no era un piloto tan diferente de Max, por telemetrías y demás. ¿Cuál es el camino para subirse al coche que le permita luchar por un título?

—Max ha sabido esperar en Red Bull al momento justo, lleva cinco años esperando este momento. Hamilton, al contrario, dio con la tecla al primer año y luego dio con la tecla con Mercedes. No hay una fórmula secreta. Yo soy partidario de hacer equipo, crear una base y una familia y trabajar duro. Y creo en la estabilidad, trae siempre buenos resultados en la Fórmula 1. A mí siempre me ha dado buen resultado y hay muchos ejemplos aparte de mí, y creo que lo corroboran.

—Llegó a McLaren y primero del resto. Llegó a Ferrari, tras otra temporada dura, y primero del resto. ¿Es casualidad?

—Ojalá que no. No sé cuánto de mi porcentaje ha contribuido para eso, no soy quién para valorarlo, ni mucho menos. Pero también llegué a Renault en 2018 y ganamos el mejor del resto como escudería ese año. Me gusta ver tantas coincidencias seguidas en algunas estadísticas. 2018, 2019, 2020 y 2021, son cuatro años perteneciendo al mejor equipo del resto, no sé cuánto habré influido pero me gusta esa estadística.

—Habla de estabilidad. Ahora que habrá equipos interesados, ¿cuánta prisa tiene por renovar con Ferrari?

—Teniendo en cuenta que me queda otro año de contrato, no tengo prisa. Pero es cierto que ahora mismo no me veo en otro sitio que no sea Ferrari a medio o largo plazo. Estoy contento aquí, disfruto mucho y me voy a casa después de cada carrera con una sonrisa y un orgullo por ser piloto de Ferrari. Y si a eso le añades buenos resultados, creo que no estaré mejor que en Ferrari en ningún sitio. Estoy contento por estar aquí.