«Esto no es Fórmula 1»

El tremendo intercambio de golpes continuó, de forma verbal, en la rueda de prensa posterior al GP de Arabia Saudí. Allí Verstappen acusó a Hamilton por el leve choque de ambos cuando le estaba dejando pasar, el inglés reconoció con la boca pequeña que no quería pasarle justo antes de la zona de detección del DRS (porque se la devolvería en pocos metros). Ambos fueron inmediatamente después a explicarse ante los comisarios y Max recibió diez segundos de sanción que no cambiaron el resultado de la carrera. En cualquier caso, la batalla dialéctica está a la altura de la pista. Lewis insinuó que tiene miedo por su integridad en Abu Dhabi, ya que un accidente múltiple le da el título a Max.

Verstappen explicó su opinión: «Me dicen que devuelva la posición, ralentizo entre las curvas 22 y 23 para dejarle pasar, cada vez más lento, bajando marchas, y no sé si es una falta de comunicación pero se toca con mi parte trasera». Hamilton, por su parte, rebatió alegando cierta confusión aunque dejó entrever que no quería pasarle entonces: “Vi que estaba ralentizando antes de la 27, donde está la zona de DRS, pero no estaba claro para mí, era confuso. De repente ralentiza muy rápido y tengo que evitar irme completamente contra él. Son dos cosas, no estaba claro y yo no recibí la información. Me estaba dejando pasar pero antes de la detección de DRS, era táctico, me habría adelantado después. El problema fue su la frenada dura, donde colisionamos, la parte peligrosa”. Max dice que no frenó, sino que redujo varias velocidades.

Las acusaciones de Lewis fueron más allá: «Estoy agradecido porque no nos fuimos los dos fuera. Lo más importante es acabar estas dos carreras y será difícil, vistas las circunstancias. Tengo que mantener el coche de una pieza. Estaba claro que otros querían pasar a otro nivel a la hora de adelantar y demás, así que quise mantenerme en la pista y librarme de problemas. Estoy agradecido por tener un alerón delantero al final. No nos rendimos. Hoy he visto una emoción y pasión en mi equipo que no había visto en los últimos diez años».

En cuanto al neerlandés, criticó las penalizaciones recibidas (de cinco segundos, o la sugerencia de ceder la posición): «No estoy de acuerdo con las decisiones, pero no quiero perder tiempo con eso. No tenemos que buscar titulares, no se lo merecen. Tenemos los mismos puntos y es emocionante para la F1. Pero hablamos más de líneas blancas y penalización que de F1, y eso es una pena». «Esto no es Fórmula 1», había dicho antes, al bajarse del coche. No, es la guerra.