El ‘Team Badosa’ recoge ahora sus frutos en Guadalajara

Paula Badosa, que jugará este martes (21:00, TDP y DAZN, la semifinal de las WTA Finals contra Garbiñe Muguruza, nunca ha tenido miedo a los cambios, quizá marcada por el espíritu inquieto y cosmopolita de Nueva York, ciudad en la que nació porque sus padres, Josep Badosa y Mireia Gibert, trabajaban allí en el mundo de la moda. Como influida por ese espíritu libre de la ciudad en la que vivió sus siete primeros años, no ha dudado en ir cambiando de técnicos hasta volver con Jorge García, que la entrenó cuando tenía 14 años en Valencia. «Con él siempre he tenido una buena conexión, me aporta tranquilidad y siempre estuvimos en contacto», explica.

En septiembre de 2018 se puso en manos de Xavi Budó, extécnico de Carla Suárez, con quien afrontó e hizo públicos los problemas de ansiedad y depresión que la atenazaron. «El entorno no ayudó, sólo querían que ganara. La prensa me puso etiquetas muy rápido. Se juntó todo y la mezcla fue un caos», contó en una entrevista con AS.

Recuperado el ánimo y el hambre, afrontó el cambio radical de dejar Barcelona e instalarse en Madrid en septiembre de 2020 con Javier Martí, un extenista que había pasado por lo mismo que ella y a quien retiraron las lesiones. Creció. Pero en agosto de este año rompieron la relación para volver con Jorge García.

Lo que no ha cambiado es el resto de su equipo. El nutricionista y psicólogo Dani de la Serna es su «mejor amigo» y el excampeón de España de salto de altura David Antona le ayuda a moldear un físico que ha mejorado mucho. Sólo hay que ver cómo acelera las bolas. Antona, que también trabaja con Willy Hernangómez, ha metido picante a su tenis a base de trabajos de sentadillas y peso muerto. Los tres están en Guadalajara con ella. Como su pareja, el modelo cubano Juan Betancurt que le ha acompañado en los últimos torneos. Un ‘team’ con el que, por fin, parece haber encontrado la paz.