«No descartamos un referéndum»

Eduar Romeu, vicepresidente económico del Barcelona dio la cara en RAC1 para explicar la suspensión de la asamblea del domingo, que se retomará el sábado con el objetivo de aprobar la financiación del Espai Barça. El vicepresidente no descartó que una vez aprobada la financiación del proyecto, se someta a referéndum.

“No estaba previsto que se suspendiera la asamblea. Se convocó en pleno COVID, por tanto no podíamos dar de comer y sólo se permitía a la gente levantarse para ir al lavabo. Éramos conscientes de que duraría mucho, pero no tanto. La participación al inicio lo alargó demostrando que somos un club dinámico. Si empezamos a las 9 de la mañana, la gente se hubiese muerto de hambre”.

“Improvisamos la nueva asamblea sobre la marcha. Los estatutos marcan que se debe realizar en un período de quince días, nos encantaría hacerla en nuestra casa, pero somos un club polideportivo y las secciones ocupan el Palau Blaugrana. Ya pedimos favores para que las secciones jugasen fuera de casa y por eso iremos al Sant Jordi Club, aunque podemos buscar alternativas”.

El sistema de gobierno del Barcelona, el mismo que le hace particular, dejó clara sus carencias, que se resumen en la paradoja que los socios compromisarios (cerca de 600 que acudieron a la asamblea sobre 4.157 posibles) no se vieran legitimados para tomar una decisión clave como la reforma del Camp Nou endeudando al club en nombre de 137.000 socios, menos del 1% de la masa social de la entidad. Por eso pidieron un referéndum.

Sobre este particular, Romeu explicó que “por estatutos debe de ser la asamblea la que apruebe la concesión de un crédito. El órgano soberano del club es la asamblea. Nosotros buscamos el máximo de transparencia y si es con referéndum lo valoraremos. Lo que pedíamos era comenzar las acciones para gestionar la financiación. Si eso, no puede haber referéndum”.

Añadió Romeu que “a ver si el problema era la cantidad, no podemos pedir 600 millones y que luego cueste 1.500. Lo que pedimos es que la asamblea nos faculte para financiar el proyecto y luego, se podría hacer un referéndum. Con eso nos sentiríamos muy cómodos”.

Respecto a las consecuencias de la suspensión de la asamblea, Romeu dijo que “no sé si se puede impugnar, pero si nos lo pueden poner difícil, nos lo pondrán difícil, tal y como se ve en las palabras del ex presidente Bartomeu, que no ha estado correcto, ha actuado con trilerismo económico. En sus números hay trampas de ingeniería financiera para cumplir unos ratios que generan una mala gestión que se tienen que comer otros, aunque quiero pensar que nadie ha metido la mano en la caja, pero si alguien la ha metido, lo pagará”.

Preguntado por la escasa asistencia al Camp Nou en un partido en el que podían ir casi 100.000 espectadores y sólo acudieron 47.000, el vicepresidente afirmó que “hay muchos socios en excedencia por la crisis económica al que se suma la falta de turismo y de Seient Lliure. Esperamos que para el Madrid se llene”.