«Estoy acumulando muchísima suerte para el año que viene…»

De la quinta posición en la parrilla a la crónica de sucesos. Fernando Alonso acabó 16º en Turquía después de un incidente con Gasly en la primera curva, un toque por el que el asturiano acabó marcha atrás y que los comisarios resolvieron con una sanción de cinco segundos para el Alpha Tauri. Minutos más tarde, era Fernando quien se tocaba con Mick Schumacher, recibiendo la misma penalización. Sobre el primer suceso: “La primera curva es difícil en estas condiciones y estas cosas pueden pasar. Desafortunadamente, nos tocó a nosotros”. En cuanto al segundo: «Me disculpo, fue un movimiento en el último instante, nos tocamos y él trompeó».

El piloto de Alpine habló con AS en la zona mixta después de la carrera. «Sexto, séptimo, era nuestra posición natural aquí. Pero la carrera duró muy poco. Era la mejor posición de salida, quintos, y nos duró 200 metros porque entonces estábamos mirando marcha atrás. Una pena, en ese sentido, porque cuando salimos delante queremos una carrera lo más aburrida posible y normal, y parece que este año cuando estamos en esa posición, sucede de todo. Y en otras carreras, cuando no somos competitivos y estamos ahí atrás, son carreras realmente aburridas y no hay ningún caos», dice Alonso.

Sin frustración ni enfados por la mala fortuna este domingo, el bicampeón español se lo toma con filosofía: «Es lo que hay, seguramente estaremos acumulando muchísima suerte para el año que viene y hay que verlo de esa forma. Tarde o temprano, todo se iguala. No estamos teniendo mucha suerte, así que la tendremos tarde o temprano».

Daños en el alerón y una carrera «sin oportunidades»

Sobre su carrera después de los toques, revela daños en el alerón y poco que hacer en unas condiciones difíciles para la remontada: «Desde el partir del primer incidente. El segundo es una consecuencia, no es normal que estés luchando en el medio de un pelotón cuando sales quinto, con la falta de visibilidad. El alerón delantero estaba un poco tocado. Y luego, al ir en grupos de coches se destrozan los neumáticos, es bastante malo para el neumático y yo siempre fui en grupos de coches más lentos. Creo que sin DRS no hubo muchos adelantamientos en toda la carrera por parte de nadie. Nos encontramos 17º en la primera vuelta y eso era el toque de gracia». «Siempre esperas que haya un ‘safety car’ en estas condiciones, que alguien ponga neumáticos de seco como hizo Vettel, que alguien se pueda salir… que haya oportunidades. Pero no pasó absolutamente nada a partir de ahí… alucinante», zanja.