Tremendo abucheo a Hamilton

La pole 101ª de Lewis Hamilton no fue aplaudida, sino abucheada. El público de la tribuna de la recta en Hungaroring, de clara mayoría neerlandesa, pitó al campeón del mundo cuando cogió el micrófono para responder a las preguntas de la ‘flash interview’, sobre el mismo asfalto del circuito. Los abucheos fueron firmes, fuertes, como pocas veces han sonado en un circuito de Fórmula 1, y es que en este deporte se suele aplaudir al ídolo, pero nunca pitar al enemigo deportivo. Todos los pilotos que se suben a un monoplaza a más de 300 km/h merecen el respeto de la grada.

Pero el accidente de Silverstone, en el que Hamilton tocó a Verstappen y le mandó al muro (los comisarios le declararon predominantemente culpable, pero aun así ganó la carrera y recortó 25 puntos a su rival por el título), pesa mucho a estas alturas de campeonato. Más pesará en Spa o Zandvoort, próximas dos paradas del Gran Circo en territorio neerlandés.

«Aprecio el gran apoyo que tengo aquí, nunca me habían pitado tanto y sinceramente, esto me alimenta», dijo un desafiante Hamilton, que espera batalla desde la primera curva contra los Red Bull. Está caliente la Fórmula 1 y queda medio Mundial.