Ramos, enemigo inesperado

La imagen que ilustra este texto es de ayer. La colgó Sergio Ramos en sus redes sociales. Es la primera vez que pudo entrenarse junto a Mbappé, ahora flamante compañero de equipo. La fotografía que muchos madridistas habrían querido ver… pero con un escudo diferente en sus camisetas. Ahora, parte de ese madridismo duda sobre si la figura de Sergio Ramos se convertirá en un aliado del Madrid para ficharle o… si en todo lo contrario: es decir que haga fuerza e intente convencer al atacante parisino de continuar. Es evidente que el PSG con Mbappé es mucho más competitivo y eso favorece al camero en su intención de ganar otra Champions, el gran objetivo del cojunto con base catarí. Para Ramos sería su quinta Orejona y eso le igualaría a jugadores de la talla de Di Stéfano, Rial, Juan Alonso, Santisteban, Marquitos, Lesmes, Zárraga, Maldini, Costacurta y Cristiano Ronaldo. Por delante seguirá teniendo a Paco Gento que, con seis, es el rey por antonomasia de la máxima competición europea de clubes…

Sergio Ramos siempre ha sido valedor de la figura del francés, así como la del brasileño Neymar (cabe recordar que aseguró que fue éste quien le convenció para fichar por el conjunto francés), pero ahora las tornas han cambiado. Una vez que ha llegado al vestuario parisino, el zaguero  quiere que el delantero de Bondy renueve y prolongue su estadía con los parisinos: el guiño «Ici est Paris!» («Esto es París»), el grito de guerra de la afición (similar al legendario ‘This is Anfield’ de Liverpool), fijado en la foto y en sus redes sociales, es una de las primeras señas de por dónde van las intenciones del camero.

“Todos los grandes futbolistas tienen que jugar en el Madrid alguna vez”, se apresuró a decir Sergio Ramos la primera vez que le preguntaron por un futuro de Mbappé en el conjunto blanco. “Pero es evidente que el PSG con él es más competitivo. Me gustaría que siguiera aquí porque me gusta jugar con los mejores. No sé lo que tiene en mente Kylian, pero marca la diferencia, es muy joven, aquí hay un equipo muy bueno y necesita de los grandes jugadores”, sentenció el sevillano en una de sus primeras intervenciones como nuevo jugador del conjunto parisino. Era la primera frase quizá para contentar a sus nuevos dirigentes y aficionados parisinos, aunque dejaba caer un gesto cariñoso sobre el antiguo club que capitaneó desde 2015 y con el que levantó tres Champions de manera consecutiva.

Los datos generales de Mbappé.

Pero el jugador francés continúa muy firme en la idea de seguir la hoja de ruta que dibujó con el Madrid hace ya más de un año. Su entorno era partidario de que el club blanco tomara una actitud más activa en este tramo final de la operación. No tanto en las declaraciones públicas que pudieran hacer sus dirigentes, pero sí en esa presión interna que es factible con llamadas presidente a presidente. La realidad es que el PSG va a dejar escapar a su estrella gratis si no la vende ahora, porque Mbappé firmará con el Real Madrid, en ese caso, en enero de 2022. Podrá hacerlo y seguir jugando lo que le resta de campaña en París. Lo que está claro es que el próximo equipo de Kylian, una vez que deje el PSG, será el Real Madrid.