Un estado de la India pide más bebés en pleno debate demográfico

Por Shivam Patel

NUEVA DELI, 19 ene (Reuters) – India está a punto de superar este año a China como país más poblado del mundo, pero un pequeño estado del montañoso noreste del país del sur de Asia está preocupado por la disminución de sus comunidades indígenas, a quienes insta a tener más hijos.

Sikkim, un estado con menos de 700.000 habitantes, tiene la tasa de fertilidad más baja de la India y ahora quiere que las familias tengan tres hijos, convirtiéndose en el primero en hacerlo en un país donde las autoridades, en un intento de luchar contra la superpoblación, han presionado durante mucho tiempo a los padres para que se limiten a dos.

«Si nuestros indígenas desaparecen, su cultura desaparecerá también con ellos, lo que será una gran pérdida para nosotros», declaró Shanker Deo Dhakal, secretario del ministro principal de Sikkim, donde se calcula que casi el 80% de la población es indígena.

El estado fronterizo también ha anunciado recientemente incentivos, como un permiso de maternidad de un año para las mujeres, un permiso de paternidad de un mes para los hombres, y ayudas económicas para quienes busquen un embarazo mediante fecundación «in vitro».

El tamaño de la familia saltó a la palestra esta semana, cuando China anunció que su población disminuyó el año pasado por primera vez en seis décadas, un giro histórico que se espera marque el inicio de un largo periodo de declive, con importantes implicaciones para su economía y el mundo.

Tras la noticia de la disminución de la población china, diversas voces en la India pidieron a las autoridades que aprovechen al máximo su población joven mientras esté en condiciones de hacerlo, mejorando los recursos para que puedan desarrollar todo su potencial.

Estos llamamientos se producen en un momento en que el crecimiento demográfico de la India se ralentiza.

El crecimiento medio ha sido del 1,2% desde 2011, frente al 1,7% de los 10 años anteriores, según datos del Gobierno. Se espera que esta tendencia siga disminuyendo.

La tasa global de fecundidad (TGF) de India -hijos por mujer- cayó a 2 en el último periodo de evaluación, 2019-2021, desde el 3,4 de 1992-93, según un informe gubernamental publicado en octubre. Se calcula que la media de la TGF debe ser de 2,1 para que la población se reproduzca.

De los 36 estados y territorios federales de la India, sólo cinco tienen una TGF superior a 2,1, siendo la más alta la del estado oriental de Bihar, con una TGF de 3 en 2019-20.

Sikkim, con una TGF de 1,1, corre el riesgo de ver disminuir su población.

«Su población empezará a disminuir a este ritmo», afirma S.Y. Quraishi, ex comisionado electoral jefe del país, que ha escrito un libro titulado «El mito de la población: Islam, planificación familiar y política en la India».

La población de al menos dos de las 12 comunidades indígenas de Sikkim -Bhutia y Limbu- ha disminuido en los últimos años, según declaró Dhakal, funcionario estatal, sin aportar datos.

Según la propuesta de política de tres hijos, los empleados públicos de Sikkim obtendrían beneficios económicos y de otro tipo si planean tener un tercer hijo, dijo Dhakal, añadiendo que se están elaborando los detalles de la política.

Aun así, es poco probable que muchos estados indios se apresuren a fomentar las familias numerosas en un futuro próximo, según el economista Jean Dreze.

«Entre el momento en que se alcanza el nivel de reemplazo y el momento en que la población deja de crecer pasa mucho tiempo», dijo Dreze. «India en su conjunto tardará al menos 25 años».

(Reporte de Shivam Patel en Nueva Deli; edición de Krishna N. Das y Sam Holmes; editado en español por Darío Fernández)