Tras el error del DHS, Salazar tiene razón al exigirle a Estados Unidos que deje quedarse a los solicitantes de asilo cubanos | Opinión

El gobierno de Estados Unidos cometió un error tras otro, y la congresista María Elvira Salazar tiene razón al exigir que corrija su peligrosa equivocación.

En una correspondencia mantenida el mes pasado con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Cuba, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) subió accidentalmente a su página web –haciendo que la información fuera visible a los funcionarios cubanos– una hoja de cálculo que incluía los datos personales de más de 6,000 inmigrantes que buscaban protección en Estados Unidos, entre ellos 46 cubanos que están detenidos, informó la reportera del Miami Herald Cuba, Nora Gámez Torres.

Eso ya fue bastante malo, pero entonces el DHS volvió a dar el tropiezo.

Funcionarios estadounidenses le dijeron entonces al gobierno cubano que retrasarían las deportaciones a la isla debido a la filtración, “confirmando indirectamente a La Habana que los potenciales deportados cubanos buscaban huir de la persecución o la tortura”, informó el Herald.

Qué jugada de Mickey Mouse la de la administración Biden.

La cubanoamericana Salazar tiene razón en dar un paso adelante para proteger la vida de los 46 solicitantes de asilo. Debía hacerlo.

En su carta a la administración, Salazar escribió al jefe del DHS, Alejandro Mayorkas, exigiéndole que tome las medidas necesarias para proteger a estas personas y reevalúe sus peticiones de asilo.

“Estados Unidos no puede seguir siendo un faro de libertad si ponemos en peligro a quienes huyen de la persecución y la violencia”, escribió Salazar, republicana por Miami.

Salazar tiene razón. Estados Unidos no puede estar en el negocio de poner en peligro las vidas en su país de aquellos que buscan asilo aquí.

“Todo lo que se diga en una reunión con el régimen cubano puede ser y será usado contra la oposición política, que corre el riesgo constante de ser detenida y torturada. La seguridad y el bienestar de los refugiados que huyen del régimen deben ser el principio rector de nuestra política migratoria cubana”, dejó claro en su carta.

Bien dicho.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) envió a los migrantes una carta a principios de diciembre disculpándose por la divulgación accidental, que incluía información personal como sus nombres, fechas de nacimiento y resultados de las pruebas de detección de temor creíble y razonable. Increíble.

El DHS debe mejorar haciendo lo correcto por los 46 solicitantes de asilo que planea expulsar. No deportarlos. Debe aceptar su solicitud de asilo político, que les permitirá permanecer en Estados Unidos. Es lo único que se puede hacer después de sus acciones tan descuidadas y potencialmente peligrosas.