El regreso de ‘El gato con botas’ persigue un objetivo que hará muy felices a los fans de ‘Shrek’

Fotograma de 'El gato con botas: El último deseo' (© 2022 DreamWorks Animation LLC. All Rights Reserved)

Fotograma de ‘El gato con botas: El último deseo’ (© 2022 DreamWorks Animation LLC. All Rights Reserved)

ATENCIÓN: Este artículo contiene spoilers de la escena postcréditos de ‘El gato con botas: El último deseo’.

Han pasado más 12 años desde que la última película de Shrek llegó a nuestras pantallas, y aunque la saga tiene un fuerte arraigo en la cultura popular, lo cierto es que un recuerdo de lo mucho que en su día nos conquistó su universo de cuentos de hadas no viene mal de cara a reactivar nuestro interés. Y eso es justo lo que han debido pensar los responsables de Dreamworks desarrollando El gato con botas: El último deseo, un nuevo spin-off de Shrek sobre este fiero personaje interpretado por Antonio Banderas que recupera la mejor esencia de la franquicia. Y lo hace con un objetivo que va a hacer muy felices a sus fans.

La acción de esta cinta nos sitúa después de los acontecimientos de Shrek: Felices para siempre, la que se erigió como la entrega final de la saga principal en 2010. El gato con botas, ante el miedo de perder su novena y última vida, rememora los sucesos de su pasado mientras se aventura a encontrar la estrella de los deseos para poder seguir viviendo con la misma ferocidad que hasta ahora. Sin embargo, no será el único que irá tras este mágico objeto, puesto que Ricitos de Oro, los tres osos y un malvado villano llamado Jack Horner también buscan hacer realidad sus sueños.

Esta propuesta da juego a traer de vuelta toda la magia de Shrek, sobre todo a lo que concierte a su mezcla explosiva entre personajes e historias de cuentos de hadas. El villano, Jack Horner, para tratar de detener al Gato con Botas, hará uso de utensilios salidos de muchas de las historias de fantasía que todos conocemos y en contextos totalmente delirantes, a lo que se suma una aventura rebosante de imaginación, escenarios de fábula que relucen más que nunca gracias a un nuevo estilo de animación y personajes que son puro carisma y humor. Y no solo eso, ya que, al igual que la franquicia siempre aspiró a conquistar también al público adulto, al adentrarse en las reflexiones del personaje sobre su cercanía a la muerte le otorga la misma madurez que disfrutamos en las primeras entregas de Shrek.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Además, por si esto no nos remitiera lo suficiente a Shrek, la cinta apuesta por cameos de algunos de sus personajes en gags cómicos muy disparatados, como bien es el caso del de la galleta de jengibre que ya nos presentaron en el tráiler o de las varias menciones a algunas de las aventuras del pasado del ogro. Y es que el objetivo de esta nueva película de Dreamworks no es otro que reavivar nuestro interés por la franquicia, recordarnos las muchas posibilidades que da de sí su universo, despertarnos las ganas de ver mucho más e introducir a nuevas generaciones en las peripecias de estos personajes. Y, aparentemente, con la intención de preparar el terreno para una supuesta quinta entrega de Shrek.

No hay más que ver la escena postcréditos, cuando, después de finalizar esta nueva aventura, el Gato, su compañera Kitty Zarpas Suaves y su nuevo amigo Perrito, se embarcan al mar hacia un destino muy familiar para todo fan de Shrek. Y es que en pantalla se nos deja ver que los personajes llegan a Muy Muy Lejano, el reino más importante de este universo donde residen Shrek, Fiona, Asno y muchos otros personajes de la franquicia. Y por si quedara alguna duda de que una quinta película de la saga del ogro está en los planes de Dreamworks, la secuencia termina con el Gato con Botas afirmando que va a visitar a “unos amigos muy queridos”.

De esta forma, me queda claro que la productora quería lanzarse a por Shrek 5 pero tenía miedo de que la saga hubiera perdido la repercusión que tuvo antaño. Así, han optado por sacar antes este spin-off para despertar en el público ganas de seguir explorando este universo, porque, como bien ha dejado claro esta película, aún tiene mucho por decir. De hecho, El gato con botas: El último deseo es muy superior a las dos últimas secuelas de Shrek y al spin-off que vimos en 2011, ofreciendo una historia rebosante de imaginación, temas adultos, un estilo animado precioso entre el 3D y el boceto tradicional y un aluvión de gags cómicos que te mantendrán sin parar de reír en tu butaca.

Más historias que te pueden interesar: