Ucrania intensifica la diplomacia entre combates y cortes de electricidad

Por Nick Starkov

KIEV, 12 dic (Reuters) – Estados Unidos está dando prioridad al refuerzo de las defensas aéreas de Ucrania, declaró el domingo el presidente estadounidense Joe Biden a su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, quien intensificó sus esfuerzos por conseguir ayuda internacional frente a la invasión rusa, que ya alcanza los diez meses.

Los intensos combates en el este y el sur del país no cesaron, mientras que los ataques con drones y misiles contra infraestructuras eléctricas clave, especialmente en la ciudad portuaria de Odesa, en el mar Negro, mantenían a muchos ciudadanos ucranianos en el frío y la oscuridad.

No se están celebrando conversaciones de paz ni se vislumbra el final del conflicto más mortífero en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, que Moscú califica de «operación militar especial» y Ucrania y sus aliados de acto de agresión no provocado.

«Estamos trabajando constantemente con nuestros socios», dijo Zelenski, tras hablar con Biden y los líderes de Francia y Turquía, añadiendo que espera algunos «resultados importantes» la próxima semana de una serie de eventos internacionales que abordarán la situación en Ucrania.

El canciller alemán, Olaf Scholz, celebrará el lunes una reunión virtual con los líderes del G, mientras que los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea tratarán de acordar nuevas sanciones a Rusia e Irán y nuevas ayudas o entregas de armas a Ucrania.

Aunque Zelenski ha mantenido numerosas conversaciones con Biden, el presidente francés, Emmanuel Macron, y el turco, Tayyip Erdogan, desde que las fuerzas rusas invadieron Ucrania a finales de febrero, la coincidencia de encuentros en un solo día no es algo habitual.

Zelenski explicó que había agradecido a Biden la ayuda «sin precedentes en materia de defensa y financiera» que ha prestado Estados Unidos, y que había hablado con el presidente estadounidense sobre la necesidad de Ucrania de contar con sistemas de defensa antiaérea eficaces para proteger a la población.

Biden «reafirmó el compromiso de Estados Unidos de seguir proporcionando ayuda a Ucrania en materia de seguridad, económica y humanitaria, haciendo que Rusia rinda cuentas por sus crímenes de guerra y atrocidades, e imponiendo costes a Moscú por su agresión», declaró la Casa Blanca.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, declaró en el programa «60 Minutes» de la cadena CBS que el apoyo de Washington al ejército y la economía de Ucrania -más de 50.000 millones de dólares- continuará «todo el tiempo que sea necesario», reiterando que poner fin a la guerra es lo mejor que Estados Unidos puede hacer por la economía mundial.

CONVERSACIONES CON TURQUÍA

Previamente, Zelenski dijo que había mantenido una conversación «muy significativa» con Macron sobre «defensa, energía, economía, diplomacia», que duró más de una hora, y conversaciones «muy específicas» con Erdogan sobre asegurar las exportaciones de grano de Ucrania.

Turquía, que actuó como mediador en las conversaciones de paz en los primeros meses de la guerra, también trabajó junto a Naciones Unidas en un acuerdo sobre los cereales, que abrió los puertos ucranianos a las exportaciones en julio tras seis meses de bloqueo ruso de facto.

La oficina de Erdogan dijo que el líder turco mantuvo el domingo una llamada con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la que pidió un rápido final del conflicto.

Putin declaró la semana pasada que la pérdida casi total de confianza de Moscú en Occidente hará mucho más difícil llegar a un acuerdo sobre Ucrania, advirtiendo de una guerra prolongada.

Moscú no da muestras de estar dispuesto a respetar la soberanía de Ucrania ni las fronteras anteriores a la guerra, y afirma que las cuatro regiones que dice haberse anexionado de Ucrania en septiembre forman parte de Rusia «para siempre». El gobierno de Kiev ha descartado conceder ningún territorio a Rusia a cambio de la paz.

INTENSOS COMBATES

Sobre el terreno, toda la línea del frente oriental de Ucrania ha sido bombardeada continuamente durante los intensos combates.

Las fuerzas rusas continuaron con sus intentos de romper las defensas ucranianas, descargando el fuego de tanques y artillería sobre 26 asentamientos cerca de Avdiivka y Bakhmut, dijo el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Ucrania el domingo por la noche.

Serhiy Gaidai, gobernador en el exilio de la región de Luhansk, ocupada por Rusia, declaró a la televisión ucraniana que las fuerzas locales atacaron un hotel en la ciudad de Kadiivka donde se encontraban miembros del grupo militar privado ruso Wagner, matando a muchos de ellos.

Fotos publicadas en canales de la aplicación de mensajería Telegram mostraban un edificio reducido en gran parte a escombros.

Reuters no pudo verificar las afirmaciones y el Ministerio de Defensa ruso no estaba disponible de inmediato para hacer comentarios.

Moscú también está atacando la infraestructura energética de Ucrania con oleadas de misiles y ataques de aviones no tripulados, a veces cortando la electricidad a millones de personas en pleno invierno, cuando las temperaturas a menudo caen por debajo de los cero grados Celsius.

El sábado, las fuerzas rusas utilizaron aviones no tripulados de fabricación iraní para atacar dos centrales energéticas en el puerto de Odesa, en el mar Negro, dejando sin electricidad a cerca de 1,5 millones de personas, prácticamente todas las infraestructuras no críticas del puerto y sus alrededores.

Zelenski dijo que otras zonas que están experimentando condiciones «muy difíciles» con el suministro eléctrico son la capital, Kiev, y la región de Kiev, así como cuatro regiones del oeste de Ucrania y la región de Dnipropetrovsk, en el centro del país.

(Información de Nick Starkov en Kiev; información adicional de Ronald Popeski en Winnipeg (Canadá); escrito por Lidia Kelly y Lincoln Feast; editado por Grant McCool y Simon Cameron-Moore; editado en español por Darío Fernández)