Codirector del Banco Central de Colombia sugiere que ajuste monetario estaría cerca de terminar

BOGOTÁ, 18 ago (Reuters) – La desaceleración de la economía de Colombia y un menor ritmo de aumento en la inflación sugieren que ha disminuido la necesidad de un mayor ajuste en la tasa de interés, con lo que las alzas estarían llegando al tope de lo que las condiciones requieren, dijo el jueves el codirector del Banco Central, Roberto Steiner.

La autoridad monetaria colombiana ha incrementado en 725 puntos base su tasa de interés de referencia desde que inició el ciclo alcista -en septiembre del año pasado-, hasta el actual 9%, su nivel más alto desde febrero del 2009.

En los encuentros de junio y julio el banco emisor aceleró el paso con incrementos mensuales de 150 puntos base, los más grandes en 24 años, en medio de una inflación rampante, que el mes pasado cerró en un 10,21% anual, la más alta desde el 2000.

Si bien la economía colombiana se expandió un 12,6% en el segundo trimestre, un dato mayor al esperado y que llevaría a acumular un 6,9% este año, analistas y autoridades coinciden en que se ven señales de desaceleración que llevarían al PIB a crecer un 1,1%, según proyecciones del equipo técnico del Banco Central.

«La desaceleración de la actividad económica es evidente y lo va a seguir siendo el año entrante, el menor ritmo de crecimiento de algunos precios, incluidos los precios de los alimentos, sugieren que las necesidades de un retiro agresivo del estímulo monetario han ido mermando», dijo Steiner durante la convención anual de banqueros, en Cartagena.

«De manera que yo creo que nos estamos acercando al límite de lo que la situación macroeconómica sugiere que debe ser el «stance» (postura) de la política monetaria», agregó.

Los comentarios del funcionario están alineados con el resultado de una encuesta del Banco Central entre analistas, que arrojó que el organismo llevaría su tasa de interés de referencia hasta un 10% antes de finalizar el año.

«La tasa de interés donde se ubica hoy en día es menor que la tasa de inflación, pero es una tasa de interés que es significativamente más alta que las expectativas de inflación a un horizonte razonable», concluyó Steiner.

La siguiente reunión de política monetaria del banco emisor será el 30 de septiembre.

(Reporte de Nelson Bocanegra. Editado por Javier Leira)