Los datos lo dicen: «Alonso es de los más rápidos de la historia»

Rob Smedley (Middlesbrough, 1973) ingeniero de formación, es el director de distemas de datos de F1, cargo al que llegó tras pasar por varios equipos como Jordan, Williams o Ferrari Atiende a AS ante del GP de España para para desgranar la importancia de los datos, esos que nos muestran en pantalla en lo relativo a cuando un coche adelantará a otro o las posibilidades de éxito de la maniobra, entre otros y explica la colaboración entre AWS (Amazon Web Services) y la F1 que ayuda a comprender mejor el comportamiento y rendimiento de los coches a través de los números.

-¿Qué cambios ha traído la tecnología a la F1 a lo largo de los años?

-La tecnología siempre ha desempeñado un papel esencial en la Fórmula 1. Siempre ha elevado la competición a nuevos niveles y a mejores experiencias. Si echamos la vista atrás podemos ver que, a lo largo de los años, la evolución de los coches de Fórmula 1 ha sido más rápida que la de cualquier otro vehículo. Eso se debe a que operamos en un entorno muy competitivo, en el cual resulta vital obtener y aprovechar cualquier posible ventaja competitiva. Para eso debemos estar innovando constantemente y desarrollando la tecnología constantemente. Esto es precisamente lo que hemos intentado realzar mediante la colaboración entre Fórmula 1 y AWS; la gran importancia de la tecnología en la Fórmula 1, en el propio deporte. La tecnología siempre ha desempeñado un rol muy importante y continuará haciéndolo. Espero que los fans puedan ver lo importante que resulta para la Fórmula 1 el uso que hacemos de la tecnología.

-¿Con qué tipos de datos y tecnologías ha trabajado en su etapa como ingeniero de F1?

-Al principio comenzamos con la tecnología de datos. Mi generación, a mediados de los 90, fue realmente la primera en explotar y hacer un uso intensivo de los datos para obtener un mejor conocimiento de los coches. Y con ese conocimiento de los coches, pudimos comprender como lograr que fuesen más rápidos. Comenzamos con una analítica de datos bastante simple, la cual ha evolucionado hasta la situación actual en la que todos los equipos dependen muchísimo más de la Inteligencia Artificial (IA), Machine Learning (ML), tecnología de simulación completa, redes neuronales, etc, para intentar resolver problemas muy, muy complejos, porque un coche de Fórmula 1 siempre busca la máxima optimización. Buscamos siempre la forma más eficiente y optima de utilizar los coches para lograr los mejores tiempos. Existen miles de parámetros que podemos ajustar para intentar mejorar los tiempos y ese es el entorno perfecto para las redes neuronales y el Machine Learning; tomar muchísimos datos y utilizarlos para determinar el estado óptimo. De este modo, conseguimos que los coches tengan un rendimiento más rápido. En mi caso, he estado muy involucrado en este aspecto desde el principio, empezando con una adquisición y analítica de datos muy simple, y evolucionando hasta la situación actual. Hoy en día recabamos múltiples petabytes de datos y los analizamos mediante redes neuronales y Machine Learning para orientarnos hacia nuevas soluciones.

-¿Puede explicarnos en qué consiste la colaboración entre AWS y F1?

-La colaboración entre AWS y Fórmula 1 es muy sólida. Se trata de una colaboración que ya ha acelerado la evolución de la Fórmula 1 para hacer un mejor uso de los datos. Para poder emplear los datos de una forma más eficiente y efectiva, tanto para producir una competición mejor de cara al futuro, como para elevar la experiencia de los aficionados. Podemos verla desde la perspectiva de dos grupos; por una parte, tenemos la Fórmula 1, el gestor de la competición, con una enorme experiencia en esta materia, y por otro, tenemos las empresas de tecnología, en este caso AWS, y al combinarlos se crea una extraordinaria sinergia que permite afrontar retos tecnológicos y producir diversas soluciones. Creo que los nuevos conocimientos obtenidos sobre los nuevos coches de 2022 mediante la asociación entre Fórmula 1 y AWS representan un gran ejemplo de esta colaboración tecnológica. En este momento estamos desarrollando múltiples proyectos que irán saliendo a la luz poco a poco. La relación entre Fórmula 1 y AWS es muy firme y beneficiosa.

-¿Qué impacto tiene esta tecnología sobre la experiencia de los aficionados?

– El impacto ha sido considerable, porque el objetivo siempre fue utilizar los datos para representar la tecnología, para explicar mejor la complejidad de la Fórmula 1. De este modo, buscamos conectar con los fans de una forma más intensa, sumergir a los fans en la experiencia de la Fórmula 1. Cuando analizamos las reacciones que hemos recibido, mediante estos conocimientos sobre los datos, son extremadamente positivas. No es que a todos y cada uno de los fans les gusten todos y cada uno de los conocimientos que proporcionamos (F1 Insights powered by AWS), pero desde luego les encanta el concepto de emplear los datos para aumentar su experiencia y ayudarles a conectar con el deporte, descubriendo y explicando algunos de los aspectos más complejos. Ese es el mejor ejemplo que se me ocurre; la forma en la que los fans han podido conectar aún más con la Fórmula 1 mediante estos datos.

-¿Qué piloto o pilotos son los que más demandan este tipo de tecnología o los que más ayudan y colaboran en el proceso de recogida y análisis de datos?

-Lo primero que debemos comprender es que tanto los equipos como los pilotos siempre han contado con una analítica de datos muy, muy sofisticada, porque siempre están buscando formas de obtener una ventaja sobre los rivales. Por lo tanto, siempre han estado en la vanguardia de la tecnología y siempre han sido firmes defensores de la analítica de datos para ayudarles a comprender mejor y orientar las mejores decisiones con el objetivo de crear coches más rápidos. Hasta el momento en que la Fórmula 1 decidió compartir los datos, todo este aspecto de la competición nunca fue visible para los fans; para ellos se trataba de una caja negra. De modo, no puedo decir que esta relación haya beneficiado a los equipos de una forma nueva, puesto que ya estaban muy avanzados en ese aspecto. Los principales beneficiados han sido los fans, porque finalmente han podido levantar el velo y descubrir una nueva cara de la Fórmula 1 y esto les ha permitido comprender mejor el deporte mediante el uso de los datos.

-Mediante todas estas nuevas tecnologías y datos precisos ¿se podría establecer quienes son los pilotos más rápidos y completos de la parrilla, independientemente de los coches que conduzcan?

-Hemos utilizado los conocimientos obtenidos para desarrollar un sistema de Machine Learning llamado “El piloto más rápido de la historia”. Este fue un proyecto desarrollado junto con el equipo de AWS empleando aprendizaje automático y el resultado de este insight es que el “piloto más rápido de la historia” fue Ayrton Senna. En el top tres tenemos a Ayrton Senna, Michael Schumacher y Lewis Hamilton, de modo que en mi opinión el análisis funcionó muy bien. También tendríamos a Fernando Alonso en el top 10, de modo que podemos decir que Fernando Alonso ha sido uno de los pilotos más rápidos de la Fórmula 1, la analítica, los algoritmos y los datos lo demuestran (el asturiano es quinto en esa ‘clasificación, por detrás de los tres mencionados y Max Verstappen).

-¿Cómo ha ayudado la tecnología de la nube en el desarrollo de los coches?

-En la Fórmula 1 siempre buscamos producir coches que permitan una distancia cercana, mejoras que reduzcan la separación entre los coches para crear un espectáculo mejor para los fans. Para lograrlo, hemos tenido que adoptar un enfoque diferente al que existía en el pasado y hemos tenido que trabajar con la FIA, la Federación que decide las normas. Tuvimos que desarrollar una normativa en la que los diseñadores de los equipos de Fórmula 1 pudiesen crear coches que se adaptasen al concepto determinado por la Federación. En el aspecto aerodinámico, el concepto final resultó muy diferente al de años anteriores, de modo que empleamos una herramienta de simulación llamada Computational Fluid Dynamics (Dinámica de Fluidos Computacional) la cual consume una enorme cantidad de recursos informáticos, incluso para realizar simulaciones de medio coche. Pero las simulaciones de Fórmula 1 se realizan con dos coches y en ese caso la capacidad informática necesaria resulta inmensa, realmente descomunal. Así que contactamos con AWS para ayudarnos a comprender mejor el problema y dar con una solución. Ahora, mediante el uso de su tecnología en la nube, hemos logrado aumentar la velocidad de las simulaciones y multiplicar la eficiencia del diseño casi ocho veces. De modo que ahora somos ocho veces más eficientes y ocho veces más rápidos a la hora de diseñar y construir coches de Fórmula 1. Esto ha facilitado enormemente el objetivo de crear carreras con menor distancia entre vehículos.

-¿Tienen más innovaciones planificadas para el futuro de la F1?

-Sí, siempre mantenemos la mirada hacia adelante. Tenemos que continuar innovando, en todos los aspectos del deporte, pero especialmente en la conexión con los aficionados. Tenemos que mantener el nivel de interés, aumentar la audiencia, atraer a un público más joven y más diverso. Una forma segura de conectar con los aficionados más jóvenes es mediante experiencias más envolventes. La mayoría de los jóvenes, de la Generación Z, disfrutan de los videojuegos, son gamers. De modo que queremos combinar el mundo del gaming con el de la Fórmula 1 para crear una experiencia más envolvente, mediante realidad aumentada o realidad virtual. Ese sería el próximo ámbito de innovación para atraer a la siguiente generación de jóvenes aficionados que disfrutarán de la Fórmula 1.