El número dos del Vaticano dice que dar armas a Ucrania es legítimo, con condiciones

Por Philip Pullella

ROMA (Reuters) – El número dos del Vaticano dijo el viernes que suministrar armas a Ucrania para ayudarla a defenderse de la agresión rusa es moralmente legítimo bajo ciertas condiciones, citando la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la «guerra justa».

El secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, habló con los periodistas al margen de una conferencia en Roma, mientras se discutía el tema del suministro de armas a Kiev en una reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G7 en Alemania.

«Existe el derecho a la defensa armada en caso de agresión», dijo Parolin en respuesta a una pregunta sobre los países que envían armas a Ucrania.

Dijo que el derecho estaba consagrado en el Catecismo de la Iglesia Católica Romana, o libro de enseñanzas, bajo ciertas condiciones.

«Sobre todo (la condición) de la proporcionalidad y, entonces, que la respuesta no produzca mayores daños que los causados por la agresión. Esto es en el contexto de una ‘guerra justa'», dijo Parolin.

«Yo diría que la cuestión del envío de armas (a Ucrania) puede situarse en este marco», dijo.

El papa Francisco, aunque ha utilizado términos como «atrocidades», «agresión injusta» y ha hablado de los sufrimientos de los ucranianos «defendiendo su tierra», se ha abstenido hasta ahora de calificar el conflicto en Ucrania como una guerra justa.

Ha pedido que se prohíban todas las guerras y ha cuestionado si algún conflicto puede ser totalmente justo.

En la reunión del G7 en Alemania, la ministra de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Liz Truss, dijo que el grupo debe mantener la presión sobre Rusia proporcionando más armas a Ucrania.

En la misma reunión, el jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, dijo que el bloque proporcionaría otros 500 millones de euros de apoyo militar a Ucrania.

Parolin dijo que era necesario establecer «ciertos parámetros claros» sobre la cuestión del suministro de armas a Ucrania «de la forma más justa y moderada posible». No dio más detalles.

Parolin afirmó que el Vaticano sigue dispuesto a hacer todo lo posible para convencer a ambas partes de que busquen una solución negociada. El ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, el arzobispo Paul Gallagher, visitará Kiev la próxima semana.

Parolin reconoció que las relaciones entre el Vaticano y la cúpula de la Iglesia ortodoxa rusa, cuyo patriarca Kirill ha dado su apoyo total a la guerra, estaban «en un momento difícil».

El 11 de abril, Reuters informó de que el Vaticano estaba estudiando la posibilidad de prolongar un día el viaje del Papa al Líbano, los días 12 y 13 de junio, para que pudiera reunirse con Kirill el 14 de junio en Jerusalén. Pero Francisco decidió posteriormente no hacerlo.

Las relaciones empeoraron el mes pasado cuando el Papa llamó a Kirill «monaguillo de Putin», lo que provocó una reprimenda pública de la Iglesia Ortodoxa.

(Reporte de Philip Pullella; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)