«Me gusta ser el cazador»

El GP de Miami se superó con éxito, cerca de 240.000 espectadores a lo largo del fin de semana y un gran ambiente alrededor del ‘paddock’ a pesar de la juventud del evento, en su primera edición. Con todo, los pilotos fueron críticos con el estado del asfalto y el diseño de la chicane «de Mickey Mouse», ese sector tan lento antes de la recta más larga. El domingo, tras la carrera, las opiniones se suavizaron. «Un gran ambiente, muy bien organizado, no es nada fácil poner en marcha un evento así. En cuanto al circuito, se pueden mejorar un par de áreas. En la carrera, el primer sector era divertido. El segundo… estaría bien que fuera más rápido y fluido para un F1 como estos, tan largo y pesado, porque las curvas 14-15 eran una combinación complicada», dijo Verstappen, el primer ganador en Miami Gardens.

Leclerc, segundo, se confiesa: «Soy el único de la parrilla al que le ha gustado la chicane. Aunque estoy de acuerdo en que no era fácil seguir a los coches ahí, tampoco por la falta de visibilidad, había que ser muy preciso con los pianos». Sainz aclara el error de concepto de esa combinación de virajes: «Es una chicane que para estos coches, tan pesados y anchos, casi necesitas suerte para salvarla sin entrar en un ángulo extraño, a veces la clavas y ganas dos décimas. Pero es una curva antinatural que se puede alterar fácilmente para generar una mejor combinación. Necesitamos algo lento porque luego no hay mucho espacio. Pero en un circuito nuevo siempre suceden estas cosas y estamos hablando con Ross (Brawn) y la FOM para resolverlo». Cierra Max: «En un kart, sería una buena chicane. Pero no en un F1. El piano es demasiado ancho y elevado». El día anterior se protestó sobre las barreras de seguridad en esa área, porque Sainz anda renqueante tras el choque del viernes y Ocon recibió un impacto de 51G el sábado que rompió el chasis.

«Ser lento pero fiable no es algo bueno»

En el plano deportivo, Verstappen recorta puntos a Leclerc y se siente Hamilton en 2021, a la contra con un coche más poderos: «El año pasado yo era el que estaba siendo cazado y no es una gran posición, porque no tenía el ritmo y sabía que sería difícil. Me gusta la posición que tengo ahora». De hecho, esta tercera victoria del año para Max no llegó en un fin de semana limpio, tuvo problemas de fiabilidad el viernes que limitaron seriamente su rodaje: «Tenemos que clavar un fin de semana sin problemas, como en Ímola y ser más fiables, estar encima de las cosas. Aunque se puede ver que el coche es rápido y estoy contento con eso. Ser lento pero fiable no es algo bueno».

Aunque para perseguido Sainz, que debió salvar un hachazo al límite por parte de Pérez («Un poco sucio», dijo Checo) al final del gran premio para hacerse con el tercer podio del año y remontar hasta el quinto en el Mundial. “Sabía que Checo iba a parar porque tenía un set de medios nuevo, nuestra alternativa era el usado blando o el nuevo duro, ninguno era lo mejor para 10-12 vueltas, así que lo mejor era quedarse en la pista con el usado duro. Creo que fue lo correcto porque al final conseguí mantenerle detrás. Pero estuvo apretado, él lo tenía todo, todas las cartas para adelantarme. Me sorprende terminar delante porque estuvo muy, muy apretado», comentó con AS al respecto de la estrategia. El resultado final, con Pérez cuarto, les dio la razón.