Alonso hizo su parte, pero dos sanciones le dejan sin puntos

Fernando Alonso acabó octavo en la pista el GP de Miami, pero arrastraba cinco segundos de penalización «merecidos», según reconoció el asturiano, por tocar a Gasly en uno de los lances de la carrera. Lo extraño sucedió ya de noche en Miami Gardens, cuando la FIA anunció una sanción extra de otros cinco segundos por exceder los límites de la pista que le sitúa undécimo en la clasificación oficial del gran premio, ya sin puntos para el asturiano. Sigue con dos, los de Bahréin, y en este caso la situación es todavía más difícil de explicar. 

Llegó a rodar séptimo después de una salida magistral en la que adelantó a tres coches: Tsunoda, Norris y Hamilton. El cuarto fue Stroll, que no tomó la salida desde la parrilla por un problema en la gasolina de los Aston Martin. El asturiano después explicó a AS la clave de una arrancada tan provechosa con el Alpine: «Tuve una buena arrancada y luego escogí ir por fuera en la curva 1. Lo vi en el ‘drivers parade’, fue el más lento de la historia, me pararon al final de la primera curva durante 20 segundos y gracias a eso comprobé que tenía mucho agarre, que no había restos ni nada, que estaba muy bien. Entonces decidí que podría intentarlo en la salida, porque todos estaban frenando con mucho cuidado por dentro y yo gané posiciones por fuera».

Tuvo un contacto con Gasly en la segunda mitad de la carrera por el que debió cumplir una penalización de cinco segundos. De lo contrario habría terminado octavo, pero fue Ocon quien ganó ese puesto: “Fue una carrera dura, fui muy agresivo en la salida y adelanté a cuatro o cinco coches. Me toqué con Lewis, pero el coche estaba bien, tuve suerte. Luego, en el ‘pit-stop’ perdí cuatro segundos que tuve que recuperar frente a Gasly. Luego fui muy optimista cuando lo intenté contra él y le toqué, me merezco la penalización de cinco segundos porque frené demasiado tarde. Iba a devolverle la posición pero él estaba en el ‘pit’ entonces así que tuve que cumplir los cinco segundos. El coche de seguridad no ayudó y perdí un par de puestos, pero el noveno puesto al menos sabe a algo». Pero no, tampoco. Fue undécimo.