Ceballos hace dudar al Madrid

De tener pie y medio fuera del Real Madrid a abrirse la puerta para una posible continuidad. El rush final de temporada de Dani Ceballos está gustando al club y también a Ancelotti, que antes de los brillantes partidos del utrerano contra Osasuna y Espanyol ya había admitido públicamente estar “molesto” consigo mismo por los pocos minutos que le había dado.

Escudo/Bandera Real Madrid

Ceballos (25 años) estaba frustrado por la falta de oportunidades y además su situación contractual, termina su vínculo con el Madrid en 2023, era idónea para encontrar una solución que gustara a ambas partes, en forma de traspaso que permitiera a la entidad hacer ingresos en vez de perderlo gratis (como a Isco, Bale…) y al mediocentro elegir en qué destino quiere dar su siguiente paso. Una situación que ha cambiado sustancialmente, aunque el andaluz, con pretendientes, esperará a saber qué planes tiene Ancelotti para él. La temporada pasada se quedó porque el italiano le dijo que le gustaba como futbolista y que contaría con él. Ese entonar el mea culpa de Carletto tampoco ha caído en saco roto…

El Madrid está intentando, por su parte, ver cómo configura el equipo. Está tanteando refuerzos en el centro del campo (Tchouaméni y Bellingham) pero son refuerzos que conllevarán traspasos por cantidades importantes. Una renovación de Ceballos permitiría ahorrar asumiendo un salario en la mitad de la escala salarial mientras se mantiene la profundidad de la plantilla, que sólo perdería a Isco en relación a la nómina actual de centrocampistas. 

Ceballos, con el título de Liga.
JUAN AGUADO

Una año en el que necesita mostrarse

Para Ceballos, por su parte, el que viene es un año con tintes decisivos para su carrera. Por un lado, la falta de continuidad lastra su estilo de juego y por otro, con el Mundial a meses vista, necesita saber si podrá mostrarse. Ceballos se ilusiona de manera muy especial con este tipo de eventos (pidió irse cedido al Arsenal hace dos veranos, entre otras razones, para poder jugar de cara a los Juegos de Tokio) y es un futbolista muy del corte de Luis Enrique. El Madrid ofrece mucha proyección mediática, pero la competencia en su posición tanto en Chamartín como en La Roja es feroz.