Los retos del campeón

Con la Liga en las manos, el Madrid tiene varios alicientes en las cuatro jornadas que restan para finalizar el campeonato. Individualmente, Benzema acaricia el Pichichi, Courtois todavía pelea por el Zamora y jugadores con menos minutos pueden tener su oportunidad y el equipo blanco. Y colectivamente, los blancos pueden acabar la Liga sin ver ninguna roja, aderezar la conquista del título con la mayor ventaja sobre el segundo en la historia del campeonato y concluir el torneo habiendo derrotado a 18 de sus 19 rivales.

Benzema, el Pichichi y sus récords

En su caso aún no es matemático, pero el Pichichi, como la Liga del Real Madrid, también tiene inscrito ya el nombre de Benzema. Solo un final de temporada apoteósico de alguno de sus perseguidores puede arrebatar al delantero francés el premio de máximo goleador. El 9 blanco lleva 26 dianas, once más que los dos siguientes en la clasificación: Enes Ünal (Getafe) y De Tomás (Espanyol), que acreditan 15 goles cada uno. Será el primer Pichichi desde que llegó a España para Karim, quien ya fue máximo goleador de la Liga francesa en la temporada 2007-2008. Aquella campaña, con 20 años, marcó 20 goles. La Bota de Oro la tiene más difícil, porque Lewandowski le saca ocho goles (el polaco lleva 34 con el Bayern) y por delante de Benzema también está Immobile (27 tantos con la Lazio).

Benzema tiene otros dos incentivos. Convertirse en el segundo máximo goleador de la historia del Real Madrid en todas las competiciones (con su gol al Espanyol lleva 321, a dos de igualar a Raúl) y alcanzar a César como séptimo máximo goleador de la historia de la Liga (Karim lleva 218, los mismos que Quini, por los 221 que marcó el delantero leonés que desarrolló la mayor parte de su carrera en el Barcelona en la década de los 40 y la primera mitad de los 50 del siglo pasado).

El Zamora de Courtois

El portero belga lo tiene más difícil que su compañero para hacerse con el otro premio individual del campeonato. Courtois ha encajado 29 goles en 34 partidos, un promedio de 0,85 goles recibidos por encuentro. El sevillista Bono, con 22 goles recibidos en 28 partidos, promedia 0,79. Según los partidos que disputen uno y otro de aquí al final de la Liga, el cancerbero del equipo hispalense cuenta con hasta dos goles de ventaja para acabar como portero menos goleado. Pero también hay otros dos guardametas que pugnan por el galardón: Rulli, del Villarreal (24 goles en 28 partidos, 0,86 de promedio) y Álex Remiro, de la Real Sociedad (26 goles en 30 partidos, 0,87 de promedio). Si finalmente lo consigue, sería el cuatro trofeo Zamora para Courtois, el segundo como madridista.

Acabar la Liga sin expulsiones

Una Liga limpia y blanca que no empaña. El Madrid es campeón y aspira a serlo también en el juego limpio. Los de Ancelotti todavía no han sufrido ninguna expulsión en lo que va de Liga. Las dos únicas rojas que han visto los blancos esta temporada fueron las de Militao en la final de la Supercopa y la de Marcelo en octavos de Copa contra el Elche. El Madrid no acaba una Liga sin expulsados desde la temporada 1983-1984. En la clasificación del juego limpio de la RFEF, los de Ancelotti están empatados con el Villarreal a 76 puntos. Los groguets llevan dos amarillas y una roja más que los blancos, pero en el Villarreal solo tres jugadores han cumplido ciclo de amonestaciones, mientras que en el Madrid son cinco (Casemiro, dos veces).

Gil Manzano expulsa a Casemiro en el Clásico de la 2020-21.

Gil Manzano expulso por doble amonestación a Casemiro en el Clásico contra el Barcelona de la jornada 30 de la pasada temporada, el 10 de abril de 2021. Es la última roja que ha visto en Liga un jugador del Real Madrid,
JAVIER SORIANO (AFP)

Dar minutos a los que no juegan

Ancelotti ha confiado hasta ahora en un reducido grupo de jugadores. Solo 12 futbolistas han jugado la mitad de los minutos posibles en el campeonato y apenas otros cuatro más han disputado un tercio (ninguno más ha disputado tampoco ni el 25%). Las cuatro jornadas que restan son una oportunidad para futbolistas que han tenido protagonismo en los últimos partidos (Ceballos, Marcelo…) y otros que apenas han contado… También para algunos canteranos (Gila jugó el último cuarto de hora del partido definitivo contra el Espanyol), aunque el hecho de que el Castilla de Raúl se esté jugando en Primera RFEF sus opciones de disputar el playoff de ascenso a Segunda puede restarles opciones.

Revalorizar a los que pueden salir

Estas cuatro jornadas son un escaparate para los jugadores que no seguirán o cuyo futuro está en duda. Marcelo, Isco y Bale acaban contrato. El lateral y el malagueño tienen la oportunidad de demostrar su nivel para atraer a potenciales pretendientes. El galés, si las lesiones se lo permiten, también necesita mostrarse para buscar un club puente donde jugar hasta el Mundial si en junio logra la clasificación con su selección. Los últimos partidos pueden ser una pasarela para otros jugadores que pueden salir, traspasados o cedidos, este verano: Jovic, Mariano, Vallejo, Hazard si termina de recuperarse de su operación…

Escudo/Bandera Real Madrid

La ventaja sobre el segundo

La mayor ventaja que el Real Madrid sacó como campeón al segundo fueron 12 puntos. Los blancos lo consiguieron tres veces: en la 1960-61 (52 a 40) y en la 1962-63 sobre el Atlético (49 a 37) y en la 1974-75 sobre el Real Zaragoza (50 a 38). Aunque en aquella época tenía más mérito: las victorias solo se premiaban con dos puntos y fueron campeonatos con 16 equipos en el caso de los dos primeros y 18 en el segundo, lo que suponía jugar ocho y cuatro partidos menos respectivamente. El Madrid también sacó 11 puntos a la Real Sociedad en la 1987-88 (Liga de 20 equipos) en la tercera de las ligas de La Quinta del Buitre.

La mayor ventaja de los blancos en una Liga de tres puntos por victoria son los nueve (100 a 91) que el Madrid campeón de Mourinho sacó al Barcelona en la 2011-12. La mayor ventaja en la historia del campeonato son los 15 (100 a 85) que el Barça sacó al Madrid la temporada siguiente. Solo manteniendo la ventaja actual, los de Ancelotti igualarían ese registro. Están en disposición de superarlo.

Ganar a casi todos

El Villarreal impidió con su empate en la jornada 24 que el campeón pudiera aspirar a un pleno que el Madrid no consigue desde la temporada 2011-12: ganar al menos una vez a todos los rivales en Liga. Al menos, le queda el ‘consuelo’ de acabar la Liga ganando a 18 de los otros 19 contendientes. En esta segunda vuelta ya ha ganado a tres de los seis equipos que se le resistieron en la primera: Getafe, Osasuna y Espanyol. Aún tiene que enfrentarse a otros dos: Levante (jornada 36 en el Bernabéu) y Cádiz (jornada 37 en el Nuevo Mirandilla).