El show empieza en Madrid con «una buena paliza»

Aunque el Mutua Madrid Open arrancó ya el pasado jueves, con la primera ronda del cuadro femenino, la expectación y los focos apuntan directamente al debut este martes de dos de las grandes estrellas del Masters 1.000: Novak Djokovic y, sobre todo, Carlos Alcaraz. El serbio debuta en sesión de día (no antes de las 16:00, Teledeporte y Movistar) contra Gael Monfils, verdugo de Carlos Gimeno, mientras que el español será el plato fuerte de la programación de tarde-noche (sobre las 21:45). Se enfrentará a Nikoloz Basilashvili, que eliminó esta tarde a Fabio Fognini (7-5 y 6-4). Comienza el espectáculo.

Este lunes, festivo en la capital, Djokovic y Alcaraz compartieron entrenamiento desde las 12:00 en la pista 7, repleta de público. Los que no pudieron entrar se agolparon en los alrededores, sobre todo en la pasarela que cruza por arriba las canchas de práctica. Hubo buen rollo entre el número uno del mundo y el murciano de 18 años, nuevo ídolo del hijo del de Belgrado, según confesó él mismo. Sonrisas, algo de charla y un abrazo al final, después del partidillo en el que ganó Novak. «Me ha dado una buena paliza…», bromeó Alcaraz minutos después en el Twitch del torneo. Pese al cómodo resultado, no estaba del todo a gusto con su golpeo Djokovic, que llega a Madrid después de perder en la final de Belgrado, donde no jugó su mejor tenis. Mientras, Carlitos («cuando me dicen Carlos, pienso que he hecho algo mal», dijo) dejó varios golpes marca de la casa que levantaron a la grada.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/tenis/imagenes/2022/05/02/masters_1000/1651489887_074392_1651503833_sumario_grande.jpg', '976', '707', 'Alcaraz, durante el entrenamiento con Djokovic. / CHEMA DIAZ&nbsp;(DIARIO AS)’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-21.417721518987″>

Alcaraz, durante el entrenamiento con Djokovic.
CHEMA DIAZ (DIARIO AS)

Goran Ivanisevic y Juan Carlos Ferrero, que sólo se enfrentaron una vez con victoria del valenciano en las ATP Finals de 2001 (el año en el que el croata ganó Wimbledon), siguieron las evoluciones de sus jugadores en mitad de un ambiente más propio de una final que de un ensayo. El público, muy metido en el entrenamiento, aplaudió los grandes golpes de ambos jugadores, y al finalizar la práctica fue recompensado, con Alcaraz y Djokovic firmando autógrafos a los allí presentes.

«Ahora me considero uno de los mejores del mundo»

Alcaraz, que había peloteado varias veces con Rafa Nadal y una vez con Roger Federer, hace tres años en Londres, ya tiene el honor de haber entrenado con el ‘Big Three’ al completo, puesto que el serbio era el único que todavía le faltaba (tenían previsto hacerlo este año en Australia, pero la expulsión del país de Novak lo anuló). El murciano, que esta misma semana cumplirá 19 años, es ya una estrella en Madrid, como quedó patente ayer en su partido de dobles con Marc López o en todos sus entrenamientos. «La gente me ha estado animando desde el primer día. Siento el cariño de la gente y estoy muy agradecido por vivir estos momentos», dijo Carlos en rueda de prensa.

Y es que las cosas han cambiado mucho de un año para otro. En 2021, Alcaraz disputó el Mutua Madrid Open como número 120 del mundo. Ahora, llega siendo el 9 mundial y uno de los favoritos al triunfo final. «Creo que soy capaz de ganar cualquier torneo al que voy. Tengo el nivel y el estado físico para hacerlo. Me siento con confianza y creo que puedo cosechar un buen resultado», analizó el murciano, que confesó sentir que «ya es uno de los mejores jugadores del mundo». «Ahora soy más maduro, afronto los partidos de una manera diferente. Creo que puedo ganar cualquier tipo de encuentro, mientras que el año pasado tenía más dudas», comparó un Alcaraz ilusionado por jugar en Madrid, donde encuentra «una gran motivación».