Alcaraz se exhibe para aparcar el adiós de Marc López

Se respiraba ambiente festivo, de despedida en el Estadio Manolo Santana. Marc López formaba pareja con Carlos Alcaraz en el que, previsiblemente, iba a ser el último partido de la dilatada carrera del catalán, quien tiene decidido retirarse al finalizar su participación en el Mutua Madrid Open. En frente, dos especialistas en dobles como el polaco Lukasz Kubot (campeón de dos Grand Slam) y el francés Edouard Roger-Vasselin (ganador de un Grand Slam). Sin embargo, el murciano se encargó de desplegar todo su talento para brindar a López una alegría más antes de decir adiós.

«Ha sido un partido raro. No estoy en forma, como habéis podido ver», bromeaba Marc al término del encuentro. A sus 39 años, este era únicamente el tercer partido que disputaba el oro olímpico en lo que va de 2022, algo que se notó sobre la pista. Ante aquello, Carlos Alcaraz se echó el peso de la pareja sobre su espalda, a pesar de casi no tener experiencia en dobles. La entrada al partido costó, y la pareja de españoles cedió el primer set por 6-4.

La segunda manga comenzó con una nueva pérdida de servicio de la pareja local, que pese al 3-0 adverso no dejaba de sonreír. López y Alcaraz disfrutaron en todo momento sobre la pista, trasladando esa alegría a un público entregado. Aquella mezcla resultó en un gran espectáculo, con los españoles remontando el break de desventaja y ganando el desempate del segundo set. El murciano dio un auténtico recital: restos ganadores, saques inapelables, remates inalcanzables… Dando la impresión de ser todo un especialista en dobles, Alcaraz se hizo con el control del súper tie-break, en el que rápidamente cogieron una cómoda ventaja para cerrar la victoria. Ovación de la afición para Marc López, que jugará al menos un partido más (frente a la pareja formada por el neerlandés Wesley Koolhof y el británico Neal Skupski, octavos cabezas de serie) antes de retirarse, y especialmente para Carlos Alcaraz, que regaló espectáculo en un partido que se presentaba sin demasiada historia. A sus 18 años y a la espera de debutar en el cuadro individual el martes, el murciano ya es una estrella en Madrid y tiene en su bolsillo al público de la Caja Mágica.

«Aprender de Marc es un espectáculo»

Con el homenaje a Marc López aplazado a otro día, el catalán y Alcaraz hablaron sobre la pista tras certificar el triunfo. «Jugar en casa es algo especial, hoy la pista ha tenido un clima increíble, agradezco vivir estas sensaciones de nuevo. Agradezco a Carlos que haya querido jugar conmigo. El último partido, cuanto más tarde, mejor. Lo de hoy no me lo quita nadie, muy contento de haber pasado de ronda y con ganas de jugar un partido más aquí», dijo Marc.

«Cuando Marc me dijo que le haría ilusión jugar conmigo, dije que el placer es mío, se lo tenía que haber pedido yo, pero no me atrevía. Aprender de él y compartir pista es un espectáculo», sentenció Carlos Alcaraz antes de recibir una última ovación del gentío madrileño.