Sorribes cierra el pleno español

Sara Sorribes completó este viernes el pleno de victorias españolas en la primera ronda del cuadro femenino del Mutua Madrid Open. A los triunfos de ayer de Paula Badosa y Nuria Párrizas, y al de hoy de Garbiñe Muguruza, se sumó el de Sorribes, que batió a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova por 6-3, 2-6 y 6-3. El de hoy es el quinto triunfo en la carrera de la castellonense ante una jugadora del top-15 (Pavlyuchenkova es la número 15 del ranking WTA y finalista en Roland Garros 2021), y esto posibilita algo que no se veía en Madrid desde 2018: cuatro jugadoras españolas en la segunda ronda del torneo.

De sus seis apariciones en el cuadro final, esta era la única en la que Sorribes llegaba sin necesidad de jugar la previa. En frente, una rival repleta de experiencia en Madrid, y es que Pavlyuchenkova ha jugado este torneo en 13 ocasiones, la que más en la presente edición. No le pesó este dato a la española. En el primer set, logró cinco roturas de servicio (la rusa se apuntó tres más). La imprecisión de ambas con su saque fue evidente, y en este caos reinó Sorribes, que solo necesitó ganar un servicio para apuntarse la manga.

Distinto fue el guion en el segundo set. Pavlyuchenkova mejoró con su saque, y dos breaks en los dos primeros servicios de Sorribes allanaron el camino de la rusa, que subió el nivel. Sin embargo, pronto se quedó sin gasolina. El de hoy era el primer partido que Pavlyuchenkova disputaba desde el pasado 22 de enero, y el cansancio hizo mella en el tercer y definitivo set. Sorribes, muy firme, se colocó con 5-0 y supo contener una pequeña reacción de su rival.

Ya sabe lo que es ganar a Osaka

En segunda ronda, la de Castellón se enfrentará a Naomi Osaka. La japonesa, que también se estrenó hoy en Madrid, venció a la rusa Potapova, que llegaba de ganar en Estambul la semana pasada. Osaka, ganadora de cuatro Grand Slam, sentenció el encuentro por 6-3 y 6-1 en apenas una hora, y mostró una buena carta de presentación en tierra batida, superficie donde nunca ha sido dominante.

El del domingo será el cuarto enfrentamiento entre Sorribes y Osaka. En la primera de ellas (Wimbledon 2017), Osaka venció cómodamente en dos sets. La segunda fue en 2019, precisamente en Madrid. Allí, la española llevó a la japonesa, primera cabeza de serie por entonces, al tercer set, donde Osaka cerró el partido con un rosco. Ese 6-0 se lo devolvió Sorribes en el que, hasta la fecha, es el último duelo entre ambas jugadoras. Fue en 2020, en la Billie Jean King Cup, donde Sara venció por un contundente 6-0 y 6-3 en uno de los triunfos de su carrera. «No creo que el del domingo sea igual, ella no estuvo muy acertada aquel día, yo fallé muy pocas pelotas. Será un partido diferente, ella ha pasado por situaciones distintas y complicadas, llega aquí con cierta energía y aire fresco. Yo también soy mejor jugadora que en aquel momento, ojalá sea una batalla dura y pueda tener mis opciones», analizó en rueda de prensa Sorribes.