Galones a Kondogbia y Herrera, el doble pivote inesperado

Cuando empezó la temporada, Kondogbia y Herrera partían en clara desventaja en la competencia por el centro del campo ante Koke, Lemar, Llorente y el recién llegado De Paul. Cuando termina abril y a punto de entrar en la recta de meta de la Liga, Simeone se encomienda a ellos dos, el tándem más inesperado, para llevar la manija del Atlético en Bilbao. Aunque el rendimiento de los últimos meses les ha hecho ganarse estos galones.

En realidad, Herrera y Kondogbia solo han coincido en el once en dos encuentros: Manchester United y Celta. El primero, octavos de Champions, fue toda una revelación. Koke estaba lesionado y Simeone apostó por ellos, con De Paul y Lemar en el banquillo. Y se comieron a Pogba, Bruno, Fred y compañía, con diez recuperaciones por cabeza y siendo los rojiblancos que más pases buenos dieron.

Herrera, casi inédito hasta entonces, enlazó siete titularidades hasta que una lesión muscular le sacó del equipo hasta este pequeño parón. A Kondogbia también le frenó una dolencia en el muslo contra el Celta, noche en la que dio dos asistencias a Lodi. Solo las dolencias físicas les han sacado de los planes de Simeone que, ahora que vuelve a tenerlos, ha probado con ellos dos, ayudados por Carrasco y Griezmann.

Herrera, de desaparecido a clave

Herrera es el tercer jugador menos utilizado por Simeone, 1.077’, superando solo a Cunha (994’) y Wass (45’), que han sufrido sendas lesiones de rodilla que les dejaron mes y medio fuera. Entre los centrocampistas, el orden es Koke (2.972’, el jugador de campo que más), Llorente (2.898’, aunque muchos de ellos en la banda), De Paul (2.676’), Kondogbia (2.177’, pero jugó ocho partidos como central), Lemar (1.992’) y el mexicano, que encara sus últimos encuentros con la rojiblanca.

El año pasado, Simeone encontró en Koke, Lemar y Llorente a su tridente ideal. Pero esta Liga ya empezó complicada, con Llorente ejerciendo de lateral casi desde el principio. Lemar ha sufrido cuatro lesiones musculares que tampoco le han dejado tener continuidad y todo eso, más las bajas en defensa, lo aprovechó Kondogbia para ir haciéndose fuerte a ojos de Simeone. A Herrera le costó más, y no lo consiguió hasta febrero, cuando, por cierto, ya tenía decidido que se iba a Estados Unidos. Ahora, el Cholo se aferra a la dupla que no se imaginaba en agosto, cuando miraba a su plantilla.