El tercer intento de Ansu Fati

Dorsal número ‘10’ del Barça, esperanza del futuro del club, Ansu Fati se soltó a hablar catalán por primera vez en un acto público la semana pasada durante la presentación de los Relats solidaris de l’esport. Un gesto de complicidad con la idiosincrasia del club que nunca se vio en Messi y que también habló del estado de ánimo del jugador. Optimista, Ansu ya ve de nuevo luz al final del túnel. Será su tercera reaparición de la temporada. Palabras mayores para un jugador de 19 años que durante casi un año luchó contra la rotura del menisco interno de su rodilla izquierda que sufrió en un partido ante el Betis en noviembre de 2020.

El 26 de septiembre del año pasado, casi once meses después, Ansu regresó en medio de una burbuja inolvidable. Hizo un golazo al Levante y conquistó al Camp Nou con su carismática sonrisa. Sin embargo, mes y medio después volvió a caer. Con Sergi de interino, Ansu marcó un gol decisivo en Kiev para mantener vivo al Barça en la Champions. Días después, se inventó otro golazo en Vigo. Pero cuando más feliz estaba, se rompió en Balaídos el 6 de noviembre. Su bíceps femoral izquierdo cedió cuando parecía de nuevo en plenitud y disfrutando del fútbol. Pero tuvo que parar. A su llegada, Xavi le pidió calma. Y la tuvo. No reapareció hasta la Supercopa el 12 de enero. Contra el Madrid ofreció buenas sensaciones, pero su regreso tenía algo extraño. No había jugado ni un solo minuto en más de dos meses y, de pronto, jugó 54. Ocho días después, el tendón de su bíceps reventó en San Mamés. Se fue entre lágrimas, pero desoyó la recomendación del club y decidió operarse. Tres meses después está listo para volver en medio de cierta polémica. El doctor Cugat, a quien se culpó de la deficiente recuperación de su operación de menisco, cuestionó su recuperación. Ansu vuelve; Barcelona le mira.