Una bronca despierta a Vinicius

Con Vinicius, las famosas “pulsaciones” de Ancelotti durante los partidos jamás tendrán estabilidad. Carletto casi se atragantó con un chicle en la jugada del 3-1 skyblue en la que Vini se durmió inexplicablemente, Fernando le comió la tostada y puso el tanto en la cabeza de Foden (1,71 metros). El italiano, ojos inyectados en sangre, le echó una bronca impresionante a su joven pupilo por ese error. Cualquiera querría esconderse un par de minutos hasta que amainase un poco la cosa. Cualquiera menos Vini, claro. Menos de dos minutos después, el madridista se inventó un regate sin tocar la pelota para devolvérsela a Fernando, se fue por velocidad total, aguantó el arreón de Rodri y sorteó la estirada del larguísimo Ederson. Gol antológico. Trazas de genio.

Escudo/Bandera Real Madrid

De Vini se puede dudar todavía que a veces aún se activen las dudas en su cabeza cuando pisa área y no lo ve fácil de primeras, pero ahora el cortocircuito es excepción y no norma. Por eso sus 18 goles y 18 asistencias esta temporada. Él mismo era consciente del peso que se había quitado de encima con esa maravilla en el Etihad. “¿Hubo bronca de Ancelotti por ese fallo en el gol de Foden?”, le preguntó Ricardo Sierra en la flash interview y la sinceridad del brasileño acompañó la confesión entre risas: “Sí, sí…”.

La narración del gol por el propio Vinicius da alguna de las claves del propio partido (“Me doy cuenta que el central (Laporte) estaba lejos y eso me permitió hacer un gran gol, he corrido mucho”) y fue tanto la endeblez defensiva citizen como la menor prestación física blanca a excepción de ese gol de correcaminos. El City corrió cinco kilómetros más en total que el Madrid y el equipo de Ancelotti ni siquiera recurrió a las faltas para contrarrestarlo. El Madrid únicamente hizo cinco en Mánchester y la primera, en el minuto 39 pese a todo lo que le había llovido futbolísticamente hablando al Madrid, la hizo el propio Vinicius…

El gol de Vinicius, en el que superó el arreón de Rodrigo y le cruzó la pelota a Ederson.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA

Aparece en las noches que más cuentan

Con este gol, Vinicius sube un escalón en su aportación en esta Champions infartante del Madrid, adicto al chute de adrenalina sin el que parece aburrirse. En la remontada al PSG le dio un gol a Benzema, en la vuelta ante el Chelsea le dio a Karim el tanto en la prórroga y ayer volvió a mostrarse en el gran rodeo del fútbol de clubes. Eso se lo ha concedido Ancelotti, la confianza para ser él mismo. Porque parafraseando al propio Carletto en su entrevista en Universo Valdano, cuando abronca lo hace al futbolista, no a la persona. Y Vini lo sabe.