Red Bull silencia a Ferrari

Red Bull silenció a 64.000 ‘tifosi’ en Ímola con su 18º doblete en la Fórmula 1, y el primero desde Malasia 2016. Verstappen saldó con 34 puntos el fin de semana más perfecto (esprint, victoria y vuelta rápida) con Pérez segundo, conteniendo los ataques de Leclerc y provocando el error del monegasco, que cayó del podio al sexto puesto por pura incontinencia. Después de la debacle de Australia, donde Ferrari amenazó con una superioridad impresionante, el RB18 se entona: ‘Mad Max’ ha ganado las dos carreras que ha terminado (Arabia y Emilia Romaña) y hubiera sido segundo en Bahréin y Australia de no ser por los problemas de fiabilidad. Está tan enchufado como Leclerc a este campeonato con la ventaja de la experiencia: viene de destronar a Hamilton.

Leclerc lidera el Mundial con 86 puntos, Verstappen es segundo con 59 y le sigue Checo con 54. Sainz cayó hasta el quinto puesto con el segundo abandono consecutivo. Christian Horner, ‘team principal’ de Red Bull, charló con la Prensa después de la carrera más satisfactoria para su escudería en mucho tiempo: «Es fantástico y solo nos faltó un punto para sumar el máximo posible a lo largo del fin de semana. 1º y 3º en el sábado, 1º y 2º el domingo y la vuelta rápida. Es el resurgir que necesitábamos después de la decepción de Australia. Los dos pilotos han estado increíbles, brillantes tanto Max como Checo, y la estrategia también. Uno de nuestros mejores resultados de siempre en la Fórmula 1″.

La ventaja de Red Bull sobre Ferrari estuvo en el ‘set-up’, opina Horner: «Acertamos para hacer trabajar los neumáticos mientras Charles sufría con los delanteros más que nosotros». Pero el doblete no genera falsas esperanzas: «Los abandonos han sido caros para Max, pero la temporada será muy larga y esta carrera nos da confianza mientras ha sido más frustrante para Ferrari en ambos campeonatos. Ferrari tiene un gran coche y dos grandes pilotos, han tenido mala suerte en Ímola pero serán súper competitivos en Miami y creo que será así durante toda la temporada».

El RB18 tiene más velocidad punta y los motores son parejos. El F1-75 es, en teoría, mejor en curva lenta y un coche más completo, en general. Pero las evoluciones han dado alas a Red Bull mientras Ferrari aún no ha traído mejoras de peso. El peso, valga la redundancia, es clave: según trasladan fuentes del paddock a AS, el coche energético arrastra más kilos que el fabricado en Maranello, y cuando sean capaces de aligerarlo hasta el peso mínimo encontrarán valiosas décimas gratuitas.

Hamilton y Mercedes

En otro planeta, con vuelta perdida, Verstappen se cruzó con el 14º clasificado, Lewis Hamilton, mientras el neerlandés iba a por su 22ª victoria en la Fórmula 1. Horner no quiere hacer sangre. «¿Sensaciones al doblarle? Estábamos pendientes de nuestra carrera por si llegaba la lluvia». Amplió brevemente: «Un fin de semana horrible (de Hamilton), pero sigue siendo un siete veces campeón del mundo y no se le ha olvidado pilotar. Resolverán sus problemas. El joven (Russell, 4º) está haciendo un gran trabajo por ahora. Pero no dedico mi tiempo a preocuparme por los problemas de Mercedes. Bastantes problemas tenemos nosotros». Un doblete en casa del enemigo, que todos los problemas sean esos.