La importante cuestión que diferencia ‘Drag Race España’ de otros talent shows

Ser concursante de Operación Triunfo, de Fama ¡a bailar! o de La Voz es algo muy barato. Para participar en uno de estos talent shows (por solo citar algunos ejemplos) solo necesitas ir con tu presencia, y tu estilo de siempre; en los dos primeros, como implica una convivencia, además habría que llevar una maleta con algo de ropa para el día a día y poco más. Sin embargo, Drag Race España, el concurso que busca a la mejor drag queen del país y que se emite en ATRESplayer Premium, es muy diferente en ese sentido, y tiene una cuestión que lo diferencia del resto de concursos de talentos de nuestra televisión. Un asunto monetario, ni más, ni menos.

Quien ha expuesto esta cuestión es Jota Carajota, la gaditana que resultó eliminada en el capítulo emitido el pasado 17 de abril. En una entrevista con Fórmula TV, Jota ha expuesto que tuvo que entramparse para poder participar en este programa de Atresmedia. “Yo estoy endeudada, debo unos 10.000 euros, ha sido una inversión muy grande”, asegura la jerezana, quien en el programa se ganó la fama de ser un poco exagerada y de inventarse algunas cosas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

En Drag Race España, igual que en el resto de versiones del mundo, las aspirantes tienen que llevar un amplio vestuario, dividido por categorías. En la actual temporada, por ejemplo, hemos visto pasarelas dedicadas al cine de Pedro Almodóvar, al terror o a las ciudades natales de cada una de las participantes. Algunos retos incluyen dos trajes, o vestidos que puedan desmontarse y enseñar una sorpresa o revelación, que propicie un look totalmente diferente.

A esto hay que sumarle el precio de las pelucas, que no son precisamente baratas. Hablamos de postizos exagerados, de fantasía, con mucho volumen, que griten sofisticación en cada uno de sus filamentos. Y luego está el calzado (botas, tacones…) y complementos varios que llevan las drags en sus diferentes pruebas. Hagan ustedes las cuentas.

La actual temporada de Drag Race España tiene 12 participantes, por lo que tendrá 10 capítulos, en los que habrá que enseñar unos diez trajes de gala, más otros tantos destinados a lucirse en retos menores, pruebas con las que se suele ganar algún tipo de ventaja.

La cuestión es que cada participante tiene que traer de casa todos esos modelos, independientemente de lo que vayan a permanecer en la competición. De ahí que Jota Carajota haya tenido que endeudarse, no importa la cantidad: no todas tienen un armario con una decena de grandes trajes que den bien en televisión. En su caso, ni siquiera ha podido lucir todo lo que había comprado al haber sido eliminada en el cuarto capítulo, cuando todavía queda mucha carrera por delante.

Drag Race España es un formato caro, en el que siempre se pide más a las participantes. Pelos más grandes, trajes más elegantes, tacones exquisitos. La propia Jota Carajota recibió en el tercer programa una crítica por una de sus pelucas, que podría haber sido más espectacular, y, por lo tanto, más cara. “Hay una cosa que no entiendo: la peluca. Si te vas a ponerte una coleta, ponte un coletón. Viva Ariana Grande, se queda como el hilillo del tampax”, le dijo Eduardo Casanova, que ejercía de juez invitado, dando a entender que hay que abrir la chequera para acudir al programa, que no se puede participar únicamente con aquello que las drags tienen en casa.

Recordemos, además, que el drag es un sector muy precario. Durante años ha estado asociado a la noche y a lo underground, a locales donde las reinas no cobran grandes cachés, y a veces ni siquiera están aseguradas por la empresa. Es decir, que por mucha fama que puedan tener algunas de las participantes, en principio ninguna nada en la abundancia, o al menos, por dedicarse íntegramente al transformismo.

Hay otros talent shows que sí pueden suponer un desembolso importante, por supuesto. Podemos citar, por ejemplo, Got Talent. Pero cualquiera que se suba a ese escenario tendrá que invertir, a lo sumo, en tres montajes: audiciones, semifinales y final. Y la propia dinámica del formato te indica si tienes que hacer una nueva inversión para la siguiente fase o si tu sueño ya se ha truncado (y, por tanto, puedes cerrar la cartera). En Drag Race España no: allí hay que llevar toda la ropa de una vez en una única maleta, y sacar lo mejor de ti misma para continuar en la competencia y poder lucir todos y cada uno de los trajes que has empacado.

MADRID, ESPAÑA - 13 DE DICIEMBRE: Supremme Deluxe, presentadora de 'Drag Race España', asiste a la Presentación de las noticias de Atresplayer Premium en el Cine Capitol el 13 de diciembre de 2021 en Madrid, España. (Foto de David Benito/Getty Images)MADRID, ESPAÑA - 13 DE DICIEMBRE: Supremme Deluxe, presentadora de 'Drag Race España', asiste a la Presentación de las noticias de Atresplayer Premium en el Cine Capitol el 13 de diciembre de 2021 en Madrid, España. (Foto de David Benito/Getty Images)

MADRID, ESPAÑA – 13 DE DICIEMBRE: Supremme Deluxe, presentadora de ‘Drag Race España’, asiste a la Presentación de las noticias de Atresplayer Premium en el Cine Capitol el 13 de diciembre de 2021 en Madrid, España. (Foto de David Benito/Getty Images)

Así pues, esta temporada ha quedado más claro que nunca que entrar en Drag Race España no está hecho para todos los bolsillos, y que puede salir más a cuenta presentarte a La Voz o A tu vera. Todo esto no es más que un aviso a navegantes, a otras drags que sueñen con entrar en el concurso en ediciones del futuro. No basta con ser graciosa en vídeos de Instagram, ni tampoco con hacerse buenas fotografías. Además de talento, hay que tener dinero, o buenos amigos que te hagan un préstamo, según el caso.

Más historias que podrían interesarte: