Israel corta el paso a trabajadores de Gaza tras proyectiles

MOR-GEN ISRAEL-PALESTINOS (AP)

MOR-GEN ISRAEL-PALESTINOS (AP)

Israel anunció el sábado el cierre de un paso fronterizo para miles de trabajadores de la Franja de Gaza tras los recientes lanzamientos de proyectiles desde el territorio controlado por el grupo insurgente Hamas.

Estos lanzamientos se produjeron en un contexto de enfrentamientos casi diarios durante la última semana en un conflictivo lugar sagrado de Jerusalén, donde los palestinos arrojaron piedras y petardos a la policía, que respondió entrando al recinto y disparando balas recubiertas de goma y granadas aturdidoras.

La violencia en Jerusalén, además de una serie de ataques letales en suelo israelí a los que siguieron allanamientos en la Cisjordania ocupada, han hecho temer otra guerra entre Israel y Hamas como la que se libró el año pasado bajo circunstancias similares.

Israel dijo que los insurgentes palestinos lanzaron dos cohetes más el viernes en la noche, de los cuales uno cayó en campo abierto en territorio israelí y el otro no superó la frontera gazatí. Según medios palestinos, dos residentes de la Franja resultaron heridos por el proyectil que estalló en el territorio. Las autoridades sanitarias no realizaron comentarios de inmediato.

En la madrugada del sábado se produjo un nuevo lanzamiento, pero el ejército no dijo dónde aterrizó. No se reportaron daños personales ni materiales.

El organismo del ejército israelí que coordina los asuntos civiles en Gaza dijo que el cruce utilizado por los trabajadores no reabrirá el domingo, el primer día de su semana laboral. “La reapertura del paso se decidirá de acuerdo con una evaluación de seguridad», explicó en un comunicado.

En los últimos meses, Israel había concedido miles de permisos de trabajo a palestinos de Gaza, una región que lleva casi 15 años sometida a un paralizante bloqueo por parte de Israel y Egipto luego de que Hamas arrebatase el control del territorio a fuerzas palestinas rivales.

Israel presentó la iniciativa de los permisos como un gesto de buena voluntad para mantener la calma, pero las autorizaciones, que pueden ser revocadas en cualquier momento, le dan también mucho poder sobre los palestinos. Israel concede permisos a unos 12.000 palestinos en Gaza y a más de 100.000 de la Cisjordania ocupada, la mayoría de ellos para trabajos en la construcción y otros empleos menores.

Israel capturó el este de Jerusalén — que alberga lugares considerados sagrados por judíos, cristianos y musulmanes —, Gaza y Cisjordania en la Guerra de los Seis días de 1967. Los palestinos aspiran a crear un estado independiente en esos tres territorios, con capital en Jerusalén Este.

Más tarde, Israel se anexionó Jerusalén oriental en un movimiento que no está reconocido por la comunidad internacional. Además, ha levantado asentamientos a lo largo de la Cisjordania ocupada para albergar a casi 500.000 colonos junto a los 3 millones de residentes palestinos. En la última década no ha habido conversaciones de paz relevantes.

En Jerusalén, la violencia se centra en la mezquita de Al-Aqsa, en la Ciudad Vieja, que es el tercer lugar más sagrado del islam. La amplia explanada en la que está construida es considerada el sitio más sagrado del judaísmo, que la denomina Monte del Templo porque albergó dos templos judíos en la antigüedad. La zona está además en el centro del conflicto entre israelíes y palestinos, y los disturbios allí suelen desencadenar violencia en otras partes.