Canales: «Hemos fabricado una mentalidad ganadora»

Sergio Canales Madrazo (16/2/1991, Santander) lidera a un Betis que sueña con su tercer título de la Copa del Rey. El cántabro, que vive momentos de brillantez en Heliópolis, avisa del peligro del Valencia, pide cautela sobre los favoritismos, pero también advierte de la necesidad de seguir ganando. Admite que Pellegrini disparó la capacidad triunfal de este plantel y no duda en resaltar sus alianzas sobre el césped con Fekir o Álex Moreno. Mira a la final y quiere que sea suya.

¿Cómo llegas a esta final?

El parón me vino bien. Hice entre comillas una pequeña pretemporada tras esa lesión. Llego con muchas ganas. Había mucha exigencia mental y se notaba. Ahora hay mucha ilusión y creo que el equipo llega en un buen momento.

¿Habéis dudado en ese bajón?

-No. Éramos conscientes que llegarían momentos complicados. Les pasa a todos. Pero hemos competido siempre, confiábamos siempre en llegar a los puestos Champions y eso nunca cambió. No se perdió nunca la ilusión ni el optimismo, más aún con una final de Copa delante.

Enero de 2021. Todo era muy distinto. ¿Qué cambió?

-La mentalidad era llegar a Europa. Fue siempre el objetivo y no iba a cambiar. Tuvimos que exigirnos mucho más. Había que fabricar esa mentalidad ganadora que hemos conseguido ahora. También llegó el míster, que siempre luchó por ganar en los mejores equipos del mundo. Eso transmite que el proyecto es ambicioso.

¿Qué supone esta final?

-Es un objetivo que nos habíamos planteado. Nos costó mucho, tuvimos partidos muy difíciles y fuimos a por ello. Será un día inolvidable, muy especial. Es una gran responsabilidad, hay que salir desde el minuto uno sabiendo que hay una ciudad volcada con nosotros.

Pasaron 17 años…

-Cualquier final es especial. Jugarla en nuestra ciudad le da un plus enorme. La afición siempre nos ha respondido, es diferente y hace diferente al club.

Hay un título de Copa en tu palmarés en 2011.

-Viví esa final y la disfruté, aunque no la jugué. No es una espina clavada sino una experiencia.

¿Te ayuda?

-Sí. Ahora me sirve haber visto cómo esos jugadores se preparaban para ese partido. Puedo aprovechar eso ahora.

¿Hay favorito?

-No lo hay en una final. El Valencia es un gran equipo y sabemos la forma de competir que tiene su entrenador. Tengo claro que debemos salir a hacer lo que hacemos en todos los partidos. Ellos tienen a jugadores que ya vivieron este momento.

¿Cómo ves al Valencia?

-Es defensivamente muy fuerte. Luego tiene a jugadores muy buenos arriba como Guedes, Carlos Soler, Gayà cuando se incorpora. Puede ganar a cualquiera. Está aquí por méritos propios.

Tiene un estilo de juego muy concreto. Antes os costaba…

-Sí, pero este año esos partidos los hemos sacado adelante. Una final es una final. Es diferente. Más allá del estilo, el duelo estará en nuestras cabezas. Habrá que superar ese ambiente, esas ganas… Sigue siendo un partido de fútbol y ahí podemos marcar diferencias.

¿Habéis mejorado en lo mental?

-Sí, esta temporada lo vemos cuando vamos por detrás en el marcador. En Cádiz o ante el Celtic… Esas remontadas reflejan que se ha mejorado mucho y eso te da confianza.

¿Es el mejor Betis de la historia?

-Hay ilusión en el vestuario por formar parte de la historia del club. Es precioso. En este club hubo jugadores muy buenos que hicieron grandes cosas. Pero es mejor hablar de esas cosas cuando han pasado. Ahora no podemos pensar en eso, sino en seguir ganando y no marcarnos un techo.

Escudo/Bandera Betis

¿Qué peso tiene Pellegrini en esto?

-Es muy importante. Nos dio tranquilidad, seguridad, confianza individual a todo el equipo. En momentos malos nos transmitió lo mismo. Nunca cambió la idea. Nos hace crecer a nivel individual y colectivo.

Hay una conexión especial con Fekir.

-Es un placer jugar con él. Seguramente es uno de los mejores con los que he jugado. Sabes que te va a hacer bueno el balón que le des. Es una gozada. También fuera del campo. Es uno más de la plantilla, le tenemos cariño. Ha hecho mucho por estar dentro del vestuario y eso hace que la conexión luego sea mayor.

También la tienes con Álex Moreno cuando corre al espacio…

-Nos ha costado llegar a ese punto… Pero es cierto que ahora mismo me siento muy cómodo jugando con Álex. A veces sin mirar sé dónde está él y cuándo arranca su carrera. Es una alternativa brutal. Ha dado este año un salto en todos los sentidos. Está explotando el jugar fácil para romper al espacio.

Y Joaquín. ¿Hasta cuándo?

-Como siga así… hasta los 50… No lo sé, la verdad es que está muy bien. Está a buen ritmo y tiene esos primeros metros que no los tiene nadie.

¿Esto marca la temporada?

-Te marca y no te marca. Lucharemos hasta el último minuto también por la Champions pase lo que pase ahí. Confío en la fortaleza mental del equipo para afrontar cualquier situación.