Otro borrón para Sainz

Buenas sensaciones, tiempos que salen solos, en casa de los tifosi, recién renovado y con esa lluvia fina que tan bien le sienta. Pero la clasificatoria de Ímola, esta vez en viernes y ante un fin de semana que casi vale doble (hay 34 puntos en juego entre el esprint y la carrera), cambió de bruces de rojo Ferrari a rojo oscuro casi negro para Carlos Sainz cuando perdió el control del F1-75 en la Q2, en Rivazza. Se le fue el tren trasero al madrileño cuando iba segundo y cómodo en la tabla de tiempos, de hecho mejoraba ligeramente sus registros, y chocó contra las protecciones a velocidad suficiente para dañar la suspensión delantera y regresar al garaje en ‘scooter’.

Un error inoportuno que no cuesta puntos, porque aún no se han repartido, y que tiene solución en la pista, pero mientras tanto los rivales se escapan otra vez. Con el vaso medio vacío, dos varapalos seguidos después de lo de Melbourne. Con el vaso medio lleno, tiene 100 kilómetros extra para remontar en el esprint y salvar la papeleta, y ‘solo’ cae hasta el décimo de la parrilla, porque se clasificó para una Q3 en la que no pudo participar. Esprinta desde la mitad del pelotón.

Verstappen rasca una pole

La pole fue para un impresionante Verstappen, crecido en la lluvia frente a Leclerc a pesar de la enorme superioridad de Ferrari. El neerlandés marcó la vuelta definitiva justo cuando Bottas aparcaba el Alfa Romeo en el tercer sector, dice que levantó “enormemente” en la zona de bandera amarilla que luego sería bandera roja. El diluvio mientras se recogía el monoplaza del finlandés arruinó los intentos posteriores, con un asfalto en mucho peor estado, y condenaba al monegasco a la segunda posición por delante de Norris, Magnussen y Alonso.

Hubo después otra bandera roja por incidente de Norris y ya no se reanudó una accidentada clasificación de una hora y 40 minutos. El quinto del asturiano es muy positivo, porque la lluvia saca lo peor del Alpine y no debería afectar en el esprint y la carrera. Se puede correr hacia adelante desde su mejor puesto en una clasificatoria de los últimos tiempos (también fue quinto en Turquía y Qatar 2021, aunque en Losail salió tercero por penalizaciones). Ocon fue 19º con una avería en la caja de cambios. Ricciardo, Checo, Bottas y Vettel; los coches que tiene que quitarse de encima Sainz este sábado Sainz para remontar el domingo con el podio en mente.

Ni un Mercedes en la Q3

Antes, en los dos primeros cortes, la meteorología jugó su papel. A la Q1 salieron algunos con el neumático intermedio (estuvo lloviendo desde el jueves hasta la hora de comer del viernes), pero rápidamente se secó el carril. Albon provocó una bandera roja con fuego en los conductos del freno. Con tanto retraso, la lluvia que no debía interferir en la clasificación entró de lleno a mitad de la Q2 y coincidió con el golpe de Sainz, así que nadie pudo mejorar sus tiempos tras la segunda bandera roja de la tarde. Eso dejó fuera de juego a Mercedes, a quienes evitaron el sonrojo de caer eliminados con todas las de la ley, en seco y sin interferencias. Russell partirá 11º en el esprint y Hamilton fue 13º, aunque moralmente la distancia parece irrecuperable. La última vez que no hubo Mercedes en Q3, Michael Schumacher pilotaba uno. Pero hay brechas que se pueden salvar en esta Fórmula 1, no conviene caer en el peor de los pesimismos. Sobre todo, si llevas un Ferrari.