La deslealtad de Piqué con Ramos: «Que sea confidencial, por favor»

La colaboración entre Gerard Piqué, jugador del FC Barcelona, y Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol, fue más allá de la adjudiación de la Supercopa de España a Arabia Saudí en 2019. Según informa El Confidencial este viernes, Gerard Piqué reenvió un audió de una conversación con Sergio Ramos, por entonces futbolista del Real Madrid y capitán de la Selección, en el que hablaban sobre la batalla entre el máximo mandatario federativo y David Aganzo, presidente del principal sindicato de jugadores, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Tras los audios publicados en el que Rubiales y Gerard Piqué hablaban de buscar el apoyo de AFE a la propuesta del calendario de la Federación, El Confidencial desvela cómo Piqué recabó cierta información útil para Luis Rubiales de cara a sacar a David Aganzo de AFE. Este escribió a Sergio Ramos en mayo de 2020, cuando aún era capitán del Real Madrid, para saber su opinión sobre el dirigente del sindicato y le solicitó apoyo para el mandatario federativo. Ramos le aclaró que no tenía intención de pronunciarse. «Geri, ¿qué pasa? El tema… Me ha escrito ahora Luque también que yo tengo muy buena relación con él. Y claro, es lo que le he dicho, yo sé la relación que han tenido Rubi y Aganzo. Eran íntimos. Hermanos. De ir a todos lados juntos y demás. ¿Y qué pasa? Cuando Rubi se presentó a la presidencia de la Federación puso al otro en la AFE. ¿Qué pasa? Que cada uno al final cuando se ve en un buen cargo y con poder pues quiere mandar a su manera. ¿Qué pasa? Que Rubi tenía tres o cuatro allí en la AFE que le contaban todo estando aún Aganzo de presidente. Entonces este (Aganzo) cogió y los echó. A partir de ahí, empezó la guerra porque Rubi quiere mandar en la Federación y en la AFE», aseguraba el sevillano.

Este, expresa en el audio, considera que es un tema delicado a pesar de mostrar su desacuerdo con Aganzo por un episodio en el que no aporta más detalle. «Entonces esto es un tema también muy delicado, Geri. Yo con Aganzo, obviamente, ya te lo he dicho. La relación era correcta y profesional por pertenecer al sindicato y defender los intereses de los jugadores, pero tampoco tengo nada con él. Después del feo que me hizo, le he puesto la cruz. Yo no tendría problema ninguno en firmarle, pero yo creo que esto no es un tema nuestro, que esto es un tema… ¿Nosotros pidiendo la dimisión de un presidente de AFE que realmente el que lo está moviendo es Rubiales? Yo creo que aquí es un tema suyo para que lo resuelvan entre ellos y que a nosotros nos coja un poco al margen. Pero, en fin, no sé…», sentenciaba en su mensaje de voz.

Este mensaje llegó al teléfono del central del Barcelona y se lo transmitió a Rubiales junto a otro mensaje de voz propio. «Rubi, este es un mensaje que me ha enviado Ramos. Quédatelo para ti. Por favor, que sea confidencial», le instó sobre el mensaje reenviado de Ramos. A continuación, el central le contaba al presidente el motivo de la pregunta a Sergio Ramos: tratar de convencer a Messi para que se involucrara. «El tema está complicado porque Leo… Hostia, no quiere liderar nada de esto, ningún movimiento de estos porque no se quiere meter y no entiende tampoco las circunstancias de todo. Me ha dicho, hostia, habla con los del Madrid a ver qué dicen a esto. Y claro, Sergio me envía esto y estoy ahora un poco pff… Que mañana se lo voy a explicar a Leo, pero he hablado por teléfono con él, le he comentado lo del fondo, etcétera. El tío estaba muy agradecido, pero de ahí a meterse en algo así y liderarlo él solo, yo no lo veo. Otra cosa es que esté el Madrid, el Atlético de Madrid…», aseguraba.

Al final de este, se ponía a su disposición por si podía ser útil de alguna otra manera. «No sé que puedo hacer al respecto. No sé si puedes hablar con Sergio, pero para que sepas simplemente en qué postura está él. Por eso te enviaba el audio, ¿vale? Hablemos cuando quieras», terminaba en su mensaje de voz.

El Confidencial también publica la respuestas de Rubiales, que emplazó a Piqué a una conversación más tarde aunque le señaló que tantear a Ramos en ese momento quizá no fue lo correcto. «Esta carta no es para hoy, es para dentro de un par de días. No hagas nada, hablamos después. ¡Un abrazo!», le escribía en las primeras respuestas.

El mandatario le contestó con más claridad más tarde. «No hace falta que me mandes nada porque no era ahora el momento de hablar con Sergio en mi opinión, pero no te preocupes. Hablamos esta noche monstruo. ¡Un abrazo!», le especificó antes de acordar entre ambos llamarse más tarde durante la noche del 5 de diciembre de 2020.