De la Víbora ya es del Levante

David de la Víbora, una de las caras más reconocibles de la cantera del Madrid, cambia de aires y se une al Levante, tal y como informó AS. El lateral izquierdo, al que se comparaba con Marcelo por su marcado caracter ofensivo y llamativo look, se ha despedido en una sentida publicación en su cuenta de Instagram, en la que afirma que es un «paso duro tras 11 años» en la que el jugador considera su «casa, el Real Madrid». Eso sí, no es un adiós, sino un hasta luego, puesto que, según adelantó ADN Blanco, se trata de una cesión hasta final de curso.

De la Víbora ha sido inscrito en el juvenil A del conjunto granota, pero no se descarta su paso por el filial. A sus 19 años tendrá la oportunidad de dar impulso a su carrera. Tras dispararse al firmar su primer contrato como profesional, a los 16 años, momento en el que llamó la atención de varios grandes de Europa, como el Manchester United, el Tottenham o la Juve, como informó este periódico, formó parte de las convocatorias de la Selección (disputó hasta ocho partido son la Sub-16). Sin embargo, había perdido un poco de peso en los esquemas de Hernán Pérez, su técnico en el juvenil blanco, y Rafa Obrador le estaba robando minutaje.

«Esta semana he comenzado una nueva etapa como jugador del Levante y estoy muy ilusionado por la oportunidad de seguir evolucionando como jugador y como persona. Muchas gracias por toda la confianza!», arrancaba el texto de la publicación mediante la cual nuestro protagonista anunciaba el acuerdo. El anuncio llega días después de que Diby Keita, otro talento de La Fábrica, pusiera rumbo a Olympiacos.

«Este paso que doy junto a mi familia ha sido duro de dar tras 11 años en la que considero mi casa, el Real Madrid. Aquí he crecido como jugador y sobre todo como persona. Me voy con los valores que me han inculcado todos mis entrenadores de estos años y el cariño de todos mis compañeros. Me llevo grandes aprendizajes y grandes amigos y un escudo que siempre estará en mí», completó. El pasado verano firmó una extensión contractual hasta 2025, de modo que en verano todas las partes tendrán que sentarse de nuevo a evaluar la situación.