Alonso cumple «el objetivo»

Todo ha sido un proceso enfocado al próximo curso. El regreso de Fernando Alonso al Mundial tenía en el horizonte un 2022 esperanzador que motivó la vuelta del asturiano a la parrilla. Y aunque se adelantó una temporada, 2021 se convirtió en un gran entrenamiento que además de ejercer esa función, también dio muchas alegrías en Alpine. Primera victoria de la escudería, primer podio del bicampeón y actuaciones memorables sobre el asfalto que levantaron los aplausos del paddock y al mismo tiempo dejaron en evidencia, como el español no estaba dispuesto a conformarse con cualquier resultado durante su nueva aventura en la Fórmula 1.

No fue una entrada sencilla, pues justo antes de comenzar el curso el asturiano sufrió un accidente en bicicleta que requirió de operación y le quitó algo de tiempo en su preparación física, pero ahora todo marcha según El Plan y Fernando se siente «fuerte y preparado para 2022», como reconoce en GPFans. Aunque ha vuelto a pasar por quirófano, en esta ocasión para retirarle las placas que le introdujeron tras el accidente de la pasada pretemporada, la historia es bien distinta. El bicampeón se enfrenta a un programa ambicioso a nivel físico que cumple con «el objetivo principal»: «Llegar bien a las nuevas regulaciones».

Alonso desea un coche a la altura de sus capacidades, después de una «buena temporada» que le dejó con ganas de más. Sin embargo, a diferencia de todo el seguimiento que llevó el año pasado, en esta ocasión el asturiano no ha estado «muy centrado en el desarrollo del coche de este año. Más que nada ha sido trabajo para los diseñadores y las personas encargadas de las simulaciones», argumenta el bicampeón, acerca de un desarrollo que ha estado marcado por las nuevas regulaciones que entran en vigor a partir de este 2022 y que son desconocidas en términos de rendimiento para todos. «La nueva normativa ha sido muy restrictiva al comienzo y necesitábamos muchas calificaciones», razonaba un Fernando que pese a todo está «contento con el regreso a la F1».

El asturiano sabe que este nuevo curso es una oportunidad de llegar a conseguir el deseo que le llevó de vuelta hasta el Gran Circo. Alonso reconoció que su regreso estaba motivado por las opciones reales que tenía para volver a proclamarse campeón y después de haber hablado con la FIA para «tener una visión clara de lo que podíamos y no podíamos hacer», ahora es el momento de que él demuestre de todo lo que es capaz junto a un Alpine que verá la luz el próximo 21 de febrero. Pese a que se enfrenta a «un nuevo proyecto que también es algo extraño para todos», si el monoplaza está a la altura, el bicampeón tiene la motivación suficiente para luchar por volver a ganar.