«La pista dictará jerarquía»

Fuese cual fuese el resultado, la temporada de Carlos Sainz en Ferrari no iba a pasar desapercibida ya que el madrileño, se enfrentaba a uno de los mayores retos del Mundial: competir con el equipo más especial de la parrilla. Desde el momento en el que aterrizó en Maranello se pusieron bajo lupa todos sus movimientos y no solo cumplió con creces el plan de la escudería italiana, que quería en sus filas a dos pilotos de valor, sino que terminó superando a un Leclerc que había sido capaz de sembrar dudas sobre un tetracampeón como Vettel tan solo un año antes. El monegasco se perfilaba como el futuro, pero la actuación del español ha roto todos los esquemas al mismo tiempo que le ha garantizado su renovación.

Carlos continuará en Ferrari, todavía falta saber cuál será la extensión de su alianza con la escudería italiana, pero ni siquiera necesitará un segundo curso para terminar de adaptarse a un entorno «más complicado que el de los demás equipos» como reconoce en La Gazzetta dello Sport Ivan Capelli, expiloto de la Scuderia. El italiano cree que el paso de Sainz por Toro Rosso ayudó a este proceso ya que en la filial de Red Bull aprendió el italiano, y le define como «un piloto que marca la pauta, hace bien el trabajo y maneja las situaciones». La combinación parece una garantía de éxito y su 2021 fue una confirmación de ello pese a que «Charles (Leclerc) es más rápido en la vuelta rápida». El monegasco se impuso en 13 de los 22 sábados de gran premio, pero el madrileño fue el único de toda la parrilla que vio la bandera a cuadros en todas las carreras.

Su consistencia en el momento decisivo del fin de semana le sirvió para sumar hasta un total de cuatro podios y cerrar el año por delante de Leclerc en la general. Para Capelli que el monegasco tuviese «la presión sobre los hombros» le pasó factura, pues con Vettel no tuvo que gestionar esa situación. Y ahora Ferrari se enfrenta a un curso complicado donde «debe comenzar a prepararse para la gestión de dos pilotos con las mismas ambiciones, las mismas ganas y las mismas posibilidades de ganar». El expiloto asegura que como italianos creen «en la necesidad de una jerarquía en el equipo como tantas veces han hecho también los ingleses, con Senna-Prost en McLaren», ejemplifica, y aboga porque «la pista dictará jerarquía».

Unos test positivos

Si hubiese que quedarse con lo sucedido hasta ahora, Carlos partiría con ventaja. Porque más allá de lo que fue su primer curso con Ferrari, el 2022 tampoco ha empezado nada mal para el español. En los test privados que realizó Ferrari con el monoplaza de 2018 en Fiorano, se estima que Sainz batió el récord de la pista italiana que hasta entonces ostentaba la leyenda de Michael Schumacher con una vuelta rápida cerrada en 55″99. Por su parte el madrileño completó el recorrido en un 55″94 que da motivos para pensar que, si en Maranello han trabajado en la dirección adecuada, este puede ser su año.