Haaland, fichaje de riesgo

El enorme potencial de Erling Haaland esconde una cara menos atractiva, la de que es una estrella que hace crack más de lo que debiera para tener apenas 21 años. Este pasado sábado volvió a romperse, esta vez contra el Hoffenheim, y el Borussia admitió ayer que hay lesión, aunque el revuelo que hay siempre con el noruego les lleva a no ofrecer un periodo estimado de baja. «Sufre problemas musculares, se le realizará un tratamiento y nuevos exámenes en los próximos días», reza el comunicado. Sin más. Bueno, sí, había mensaje oculto

Mientras el Real Madrid sigue oteando el fichaje de Haaland y contemplando las complicaciones que surgen casi cada día, el físico del gigante pasa a un primer plano. Esta nueva lesión es la undécima que sufre desde octubre de 2019: diferentes problemas musculares, tres dolencias en las rodillas, una rotura de fibras, y también ha estado aquejado del músculo flexor de la cadera y de los abdominales. En total, 25 partidos de baja (Benzema, en el mismo periodo de tiempo, sólo se perdió once con el Madrid) y aún no queda claro si podrá regresar a la vuelta de este parón, el 6 de febrero contra el Bayer Leverkusen. Demasiada visita a la enfermería para la gran joya del mercado de traspasos.

Escudo/Bandera B. Dortmund

Su club le permite irse de Alemania

El Borussia va con pies de plomo con el futuro de Haaland y aún más, si cabe, con las lesiones. En octubre de 2020 le permitieron irse a Qatar a superar una rotura de fibras en el tendón de la curva. «Respetamos su deseo de irse con unos especialistas», admitió Michael Zorc, por entonces director deportivo borussen. El octubre pasado, el nórdico repitió la maniobra pero esta vez yéndose a Marbella al buen tiempo de la Costa del Sol junto a un recuperador del club tras decirle a Marco Rose que no podía «ni caminar». El aire marbellí le gusta tanto que en el cambio de año no ocultó allí sus intenciones de venirse a nuestra Liga el verano que viene. De momento, esta nueva lesión en principio la curará en Dortmund mientras a su alrededor se desata una intensa guerra comercial entre marcas que luchan por patrocinarlo.

Escudo/Bandera Real Madrid

El Madrid sigue teniendo a Haaland en la cúspide de sus objetivos junto a Mbappé y el plan sigue el mismo rumbo pese a las complicaciones derivadas del delicado estado de salud de Mino Raiola, el hombre que maneja los asuntos del escandinavo, pero el fantasma de los grandes traspasos que han devenido en lesionados habituales (Bale, Hazard…) no es sencillo de ahuyentar.