El año de Carlos Sainz

Carlos Sainz celebró que se cumplía un año de su primer test en Fiorano, con el Ferrari SF71H… subiéndose al mismo coche en idéntico circuito para completar la primera jornada de entrenamientos en pista de 2022. Fueron 59 vueltas (176 kilómetros) para recuperar sensaciones en una mañana fría antes de ceder el monoplaza por la tarde a su compañero, Leclerc. Más allá del deja-vu, mucho ha cambiado la situación del madrileño en doce meses: de recién llegado a eje del equipo; de piloto con mucho por demostrar a autor de cuatro podios y quinto del Mundial; del reto de enfrentarse a Leclerc a superarlo.

La Scuderia se ha volcado en el coche de 2022, que se presentará el 17 de febrero antes de dirigirse a los test de Barcelona (23-25 de febrero, ahora llamados shakedown) y Bahréin (10-12 de febrero). El cambio de reglamento aerodinámico es una oportunidad para acercarse a Mercedes y Red Bull, distraídos hasta diciembre en una intensa lucha por el Mundial que Verstappen ganó a Hamilton. Mientras tanto, han confeccionado una nueva unidad de potencia para corregir las deficiencias de la anterior. En el último tercio de la pasada campaña estrenaron parte del sistema híbrido con muy buenos resultados a partir de entonces. Además, en Maranello se apuntala un nuevo simulador vanguardista que también debe traducirse en décimas en pista, llegado el momento.

Mattia Binotto, jefe del equipo, valoraba las expectativas en el libro que resume el 2021 de Ferrari: «Nadie puede asegurar cuál será el orden de la parrilla en la próxima campaña porque el cambio de normas es radical. Por nuestra parte, trabajamos muy duro para estar preparados y hemos optimizado recursos en chasis y aerodinámica, áreas que entran bajo el techo de gasto». «No tendremos que esperar mucho para ver si ha sido suficiente para acortar la desventaja que nos separa de los que estuvieron delante en 2021″, augura el ingeniero italosuizo. En Ferrari, ante un 2020 que resultó decepcionante, todos los altos cargos se apresuraron a señalar a 2022 como el curso de la recuperación. Los objetivos a medio plazo llegan rápido.

Las aspiraciones de Sainz en esta temporada están ligadas a las capacidades del nuevo monoplaza. Más allá de confirmar más pronto que tarde una renovación inevitable de 2023 en adelante, queda luchar por victorias y poles cuando el coche lo permita, que es el escalón intermedio para los italianos antes de aspirar a los títulos. Carlos, de 27 años, un especialista en cambiar de coche (corrió para cuatro fábricas en cinco temporadas, del 2017 al 2021) agradecerá la estabilidad de un invierno sin mudanzas. Con seis podios en su palmarés (dos veces segundo, Monza 2020 y Mónaco 2021) y una primera línea (segundo en la parrilla de Sochi 2021), su siguiente paso como piloto de F1 coincide con el que necesita la escudería que le fichó.

«Nada se parece a pilotar un F1»

Sobre el test de ayer, Sainz comentó en un comunicado oficial: «Han cambiado muchas cosas desde hace un año, ahora conozco a todo el mundo y me siento en casa, pero pilotar aquí siempre es especial y me alegró ver a tantos fans desde fuera de la pista. Por eso fui a saludar en cuanto terminó la sesión. Como el resto de pilotos, ahora mismo estamos trabajando mucho en el simulador o el entrenamiento de gimnasio. Aunque nada se parece a pilotar un coche de F1. Por eso, ser capaces de pilotar antes del inicio de la temporada, sin importar el coche (fue un ejemplar de 2018, no hubo permiso para el SF21), siempre es útil para el piloto. Despierta el cuerpo, te recuerda lo que significa ser piloto de F1″. Leclerc, por la tarde, dio otras 48 vueltas, 143 kilómetros.