Ashleigh Barty, favorita al título en un gran día para Australia

Ashleigh Barty parte este sábado (09:30, Eurosport) como clara favorita para hacerse con el título femenino en el Open de Australia. La jugadora nacida en Ipswich intentará ganar a Danielle Collins (3-1 en el cara a cara a su favor) para levantar su primer trofeo en el Grand Slam de su país, que sería el tercero para ella en majors, después de lo que cosechó en Roland Garros 2019 y Wimbledon 2021. Puede ser un gran día para el tenis local, ya que justo después Kokkinakis y Kyrgios jugarán el derbi local en dobles junto a Ebden y Purcell, por lo que una pareja aussie se proclamará campeona.

Barty llega al último partido del campeonato con una hoja de servicios inmaculada, sin haber perdido ningún set y habiendo cedido sólo 21 juegos y perdido una vez su saque en seis partidos. A sus 25 años y después de la excedencia que se tomó en 2015 para jugar al cricket en la liga profesional de su país, la número uno del mundo, que anteriormente fue una notable doblista, es la dominadora de un circuito en el que prima la igualdad. Su rival, Collins, explica por qué: «Algo que admiro del juego de Ash es su variedad, su estilo diferente al de prácticamente todas las jugadores del circuito. No hay muchas que usen el revés cortado como ella lo hace y que tengan ese gran servicio. Voy a tener que mirar algunos de los partidos que hemos jugado en el pasado y pensar en lo que funcionó bien y lo que no para idear el mejor plan de juego posible».

Desde que empezó el año, Barty no ha tenido días malos. Ganó el WTA 500 de Adelaida y lleva 10 partidos sin perder. Es la segunda mejor en saques directos de lo que va de torneo, con 35, por detrás de Madison Keys (36), una de las tres americanas a las que ha despachado estos días en Melbourne, junto con Anisimova y Pegula. Lleva un 83% de puntos ganados con primeros servicios.

Respeto y admiración

Enfrente tendrá a otra americana, Collins, una tenista está ante su primera ocasión de ganar un major y que ha actuado por encima de sus posibilidades. Era la 27ª favorita y tuvo que remontar un set tercera ronda y en octavos. Es una jugadora muy agresiva, una de las que más golpes ganadores ha sumado estas dos semanas (164) y tiene una historia de superación que la hace peligrosa. El año pasado tuvo que someterse a una intervención porque padece endometriosis, una enfermedad que afecta al tejido del útero y que provoca fuertes dolores durante menstruación. «Es una pegadora excepcional. Alguien que se para en la línea de fondo y puede golpear a todos los puntos de la cancha desde cualquier posición. Creo que mi reto será tratar de desequilibrarla», dice Barty de ella.

Cuadro femenino del Open de Australia.