Nadal, listo para jugar «al máximo nivel» ante Shapovalov

Después de demostrar ante Adrian Mannarino que puede exprimir al máximo sus condiciones físicas y mentales para ganar los partidos, Rafa Nadal se enfrenta este martes (no antes de las 4:00, Eurosport) a Denis Shapovalov por un puesto en la que sería su séptima semifinal en el Open de Australia. Llega el momento de la verdad para el español, que está en una posición con la que ni siquiera soñaba hace no mucho tiempo, cuando trataba de encontrar soluciones para sobrellevar su lesión crónica en el pie derecho. Cinco meses después de jugar su último partido llegó a Melbourne y ganó el título en el ATP 250 disputado en la capital de Victoria. Y en el primer Grand Slam de la temporada está en cuartos con muy buenas sensaciones.

Enfrente, de nuevo un zurdo, como Mannarino, pero mucho más dinámico y eléctrico en el golpeo que el francés. Nadal domina por 3-1 en el cara a cara, con una única derrota en el Masters 1.000 de Canadá en 2017, aunque fue en pista dura y al aire libre, en condiciones parecidas a las que tendrán en su quinto enfrentamiento, aunque aquella vez el partido se jugó de noche y está vez tendrá lugar de día y con mucho calor (sobre 34 grados), lo que favorece al manacorí.

«Es uno de los jugadores con mayor potencial en el circuito. Cuando jugué contra él, después del partido dije que sería un potencial ganador de varios Grand Slam. Y sigo pensando que si es capaz de seguir mejorando, lo será. Tiene muchas cosas en su juego, y sus resultados lo dicen. Cuando está jugando bien, es muy difícil pararlo. Pero estoy en cuartos de final, ¿qué puedo esperar?», dijo Rafa, que este lunes afinó su potente drive con un dos contra uno frente a Carlos Moyá y Marc López, sus entrenadores.

Respeto y paciencia

Shapovalov, no obstante, respeta mucho al español y sabe que no puede ser tan impulsivo contra él como cuando se enfrenta a rivales de su mismo corte, pegador, agresivo y rápido, muy anárquico, al contrario que Nadal, que es el orden por antonomasia. «Será una larga batalla. Obviamente él te hace jugar mucho. Su defensa es muy buena. Es muy bueno en lo que hace. Así que tendré que tratar de jugar mi tenis, jugar con paciencia, luchar por cada punto y elegir mis lugares para ser agresivo», explica Denis, 14º del mundo a sus 22 años y vigente campeón de la ATP Cup con Canadá, que venció a España en la final hace unos días.