El cañonero Berrettini reduce a Carreño con 28 aces

La despedida de Pablo Carreño del Open de Australia fue triste y en cierto modo anodina, porque perdió contra Matteo Berrettini en un partido feo, de los muchos que desgraciadamente habrá en el tenis del futuro si nadie lo remedia cuando el Big Three cuelgue las raquetas. El italiano de 25 años y séptimo cabeza de serie del torneo tuvo un día muy acertado con el servicio y de ese modo redujo al asturiano, que en ningún momento creyó en sus posibilidades ante un rival que le endosó 28 saques directos para un total de 57 golpes ganadores, muchos con ese drive tan potente que maneja, uno de los más letales del circuito. Así venció por 7-5, 7-6 (4) y 6-4 en 2h22 de sopor. Tanto fue así, que gran parte del público de la Rod Laver Arena abandonó las gradas al final del segundo set, y otro muchos se marcharon mediado el tercero.

Después de ganar Korda el viernes, Carreño advirtió que la diferencia entre los jugadores que están en la parte alta del ranking se mide en los enfrentamientos directos. Y ahí le cuesta encontrar su momento al español, que no ha logrado ganar a un top-10 jamás en sus nueve participaciones en el torneo. Su tope en Melbourne continuará siendo la ronda de 16. Ante Berrettini le faltó un poquito más de actitud en algunos momentos para saber valorar y explotar las cosas que estaba haciendo bien, entre ellas sacar bien, golpear con profundidad y acelerar con el drive. En el debe, algunas subidas que no tocaban y ciertos tiros que hizo con apatía, fruto probablemente de la desesperación ante la realidad de que su oponente manejaba un alto porcentaje de primeros (77%) y que con ellos apenas perdía tantos (87%).

En esa tesitura, Pablo sólo pudo fabricar una opción de quiebre en todo el partido y él no salvó dos de las siete que tuvo el transalpino, que se convierte en el décimo jugador en activo (48º en la Era Open) que alcanza la ronda de cuartos en todos los Grand Slams junto con Cilic, Del Potro, Djokovic, Federer, Murray, Nadal, Nishikori, Tsonga y Wawrinka. Ya es el italiano con más apariciones (5) a esas alturas después de Pietrangeli (10) y Panatta (6).

Monfils, imparable

El martes se enfrentará al francés Gael Monfils, de momento, el tenista que ha protagonizado una actuación más limpia en el campeonato. El francés venció al serbio Miomir Kecmanovic por 7-5, 7-6 (4) y 6-3 en 2h34, y aún no ha perdido un solo set. El galo iguala a su compatriota Yannick Noah con 10 presencias en cuartos de Grand Slam, por detrás sólo de Jo-Wilfried Tsonga, que llegó 15 veces. El año pasado cayó en primera ronda ante el finlandés Ruusuvuori, y este año acaricia las semifinales. La vida, con su matrimonio con la jugadora ucraniana Elina Svitolina, le ha cambiado para bien y ahora aspira a todo.

Cuadro masculino del Open de Australia.