Alpine señala tres circuitos

La Fórmula 1 se enfrenta al calendario más extenso de su historia y eso quiere decir, que habrá diversidad de escenarios en los que desembarcará el Gran Circo a lo largo de un 2022, que echará a rodar el próximo 20 de marzo con el GP de Bahréin. El Mundial se prepara para una temporada desafiante que para muchos incluso llega a exceder el número adecuado de fines de semana de competición, a pesar de que la cifra podría aumentar en los próximos años debido a la intención que tiene Liberty de ahondar en la presencia del campeonato dentro del territorio americano. De ahí que en el Pacto de la Concordia se acordase hasta un total de 25 grandes premios por curso que, de momento, deberá esperar.

Pese a que se ha aumentado en uno el número de citas que disputará el Mundial este año, desde Alpine creen que es ahora cuando se ha llegado a la cifra óptima de carreras por temporada como reconoce su director, Laurent Rossi, en una entrevista grupal: «Con 23 carreras hemos llegado al máximo razonable. Lo que sí creo es que cuantas menos carreras se celebren de forma consecutiva, será mejor». Para el dirigente francés este calendario «es algo grandioso para el deporte» y asegura que «a los pilotos les encanta, ya que sino estuviesen en las pistas de F1, estarían haciendo karting u otras cosas». «Si les ofreciéramos 40 carreras, también pilotarían en 40 ocasiones», dice convencido.

De momento Rossi tendrá que conformarse con las 23 carreras que tiene preparada la Fórmula 1 para esta temporada, a expensas de que alguna se pueda caer del calendario por culpa de la pandemia, y una vez conocidos los destinos, el francés señala tres circuitos concretos que «deben mejorar». ¿De cuáles se trata? Ni más ni menos que de escenarios míticos como «Spa, Monza o Silverstone». El Gran Circo debutará a lo largo de este año en Miami y la entrada en escena de los nuevos trazados hacen «que los tradicionales parezcan obsoletos y en mal estado», desde la perspectiva del francés.

La máxima autoridad de Alpine resalta que «los nuevos circuitos están elevando el listón cada vez más en términos de infraestructura» y ese es el argumento principal que lleva a Rossi a plantear la mejora de aquellos trazados más antiguos que forman parte del calendario. Porque al mismo tiempo, el dirigente francés considera «fabuloso estar en Spa, Monza o Silverstone, pues amo esas carreras», y de ahí que aconseje a sus promotores «no dormirse en los laureles». «De lo contrario corren el riesgo de perder su lugar en el programa que tiene el Mundial», asegura, aunque al menos de momento, no será é quien deba tomar la decisión.