«Hamilton sigue muy enfadado»

Algunos afirman que se retira, otros apuntan a un 50% de probabilidades y Mercedes mantiene la esperanza de verlo en la F1 este 2022. El silencio de Lewis Hamilton sigue alimentando los rumores de su futuro y, cumpliéndose más de un mes sin noticias del heptacampeón, parece que su desaparición del foco mediático se alargará hasta el próximo mes de febrero. Se ha comentado que su decisión llegará con una resolución de la investigación de la FIA por lo acontecido en Abu Dhabi, sin embargo, ese documento no llegará hasta el próximo 18 de marzo, de la mano de ciertas decisiones que la escudería de la estrella espera para poner fin a la gran polémica de las últimas décadas.

Pero, ese retraso en la decisión (que llegará además el fin de semana del inicio del Mundial en Bahréin), obligará al británico a tomar una decisión antes de lo que había previsto. Mercedes sigue cuidando a Hamilton en sus redes sociales, apoyándole, y Toto Wolff ya anunció una nueva reunión con Lewis «como muy tarde» en febrero que, además, será clave para su futuro. De hecho, la presentación oficial de la marca alemana se ha anunciado para el próximo 18 de febrero, en lo que se espera ver a George Russell, la nueva apuesta de la escudería para suplir a Valtteri Bottas, acompañado del gran campeón, Hamilton, que encontraría la gran motivación en el nuevo reglamento de la F1 para luchar por su ansiada octava corona. Esa con la que desbancaría a Michael Schumacher para ser el mejor piloto de toda la historia del Gran Circo.

La decisión se hace de rogar y no queda más remedio que seguir esperando. Eso sí, mientras cada vez más personalidades de la Fórmula 1 dan su opinión sobre la gran amenaza de Hamilton. El último en hacerlo ha sido Zak Brown, CEO de McLaren, que hace apenas unos días también fue muy crítico con la FIA y su denuncia del abuso de poder de ciertas escuderías en el paddock, donde se incluye a Mercedes. Sobre el futuro del siete veces campeón del mundo, el directivo admite que «sería un ‘shock’ si Lewis renunciara» y que, pese a que su equipo es algo más optimista con su continuidad, «nadie debe dar por hecho que volverá, porque su frustración y su ira es comprensible». «Tal vez solo necesita un poco más de tiempo para descubrir lo que realmente quiere. Así que no creo que debamos descartarlo o tomarlo a la ligera», confiesa en unas declaraciones a The Sun.

«Personalmente, creo que todavía tiene un ardiente deseo de seguir compitiendo y eso, en última instancia, creo que será decisivo. Tampoco pienso que Abu Dabi vaya a afectar su rendimiento de ninguna manera. Es uno de los corredores más inteligentes que conozco. Rara vez se deja guiar por los sentimientos. Solo hay que ver lo genial que estuvo en Arabia Saudí y también en Brasil. Por eso es siete veces campeón mundial», añade Brown quien, además, reconoce que «Hamilton está en su mejor momento», aunque sigue «muy enfadado». Pero, conocedor de la mentalidad de los campeones, sabe que «los pilotos de carreras quieren correr» pese a las adversidades que se presenten. Y Hamilton tiene ganas de hablar en pista: «Veo a Lewis como un luchador y estoy seguro de que querrá volver para ganar la octava corona. No creo que esté listo para jubilarse. Y no creo que vaya a permitir que un incidente lo lleve al retiro».

El tiempo lo cura todo

Y dejando claro con su silencio que las heridas de Abu Dhabi siguen abiertas, Zak Brown apunta que el tiempo las curará. Pese al duro golpe que el británico tuvo que sufrir al ver cómo perdía un nuevo Mundial que parecía en sus manos, Hamilton resurgirá de sus cenizas. O, al menos, así lo ve el CEO de McLaren. «Estas heridas se curarán. Se requiere que la FIA analice lo que estuvo bien y lo que estuvo mal. Los dirigentes tendrán que demostrar que aprenden algo de los incidentes para no meterse en una situación así en el futuro. Pero no veo malas intenciones en lo que pasó en el final del Mundial de F1. No estoy de acuerdo con los que piensan que nuestro deporte está corrupto. En todos los deportes tenemos árbitros que toman decisiones que vuelven loca a la gente. A veces deciden bien, a veces mal. Pero la gente dejará todo eso atrás una vez que comience la nueva temporada», zanja.