Djokovic frena la expulsión

Tan sólo dos horas y 45 minutos después de la decisión del ministro de Inmigración, Alex Hawke, de retirar otra vez el visado a Novak Djokovic, lo que supondría su expulsión y la imposibilidad de jugar el Open de Australia desde el lunes, el juez Anthony Kelly convocó de nuevo a las partes en una audiencia de instrucción en el Tribunal del Circuito Federal de Australia.

El resumen de la vista es que el serbio no será detenido hoy, con lo que se frena una inmediata deportación. Pero mañana será conducido ante el ministerio de Inmigración a las 08:00 horas (22:00 del viernes en España) para ser interrogado de nuevo. Después, el magistrado decretó que el serbio será trasladado a las oficinas de sus abogados desde las 10:00 a las 14:00 horas para preparar su defensa. Y el domingo a las 10:15 (00:15 del sábado en España) tendrá lugar la audiencia, que se supone definitiva, en otro tribunal, ya que el caso se transfiere a la Corte Federal de Australia. Tras hablar con sus abogados mañana, el tenista volverá a permanecer detenido en un lugar que no ha sido revelado y que, según la resolución de Kelly, deben acordar las partes.

Un momento de la audiencia. El juez Kelly, en la esquina inferior izquierda.

De fallar a su favor, Djokovic debutaría el lunes contra su compatriota Miomir Kecmanovic, ya que el Open de Australia anunció que el torneo arrancará con la parte alta del cuadro. El actual campeón saldría a la pista con sólo cinco entrenamientos en Melbourne, ya que hoy llevó a cabo el último. 

Kelly, el mismo juez que devolvió el visado a Djokovic tras ser detenido por agentes de inmigración que le confinaron durante cinco días en el Park Hotel, decidió volver a convocar a las partes tras la decisión del ministro (la ley le otorga poderes especiales para revocar visados) y antes de que los abogados del serbio, Nick Wood y Paul Holdneson, presentaran un recurso.

En la vista, el gobierno australiano, representado por el letrado Stephen Lloyd, confirmó que no se deportará al campeón de 20 Grand Slams hasta que no haya decisión firme.

El letrado de Djokovic advirtió que una de las razones de la cancelación del visado es «la excitación entre la comunidad antivacunas» y lo consideró «irracional» advirtiendo que podría ser peor si es expulsado. También expuso que su presencia en el torneo supondría un «riesgo insignificante» aunque no esté vacunado. Y mostró su preocupación por la seguridad de su representado y el «potencial circo mediático» que puede generar la comparecencia de Djokovic. «Es una reflexión madura, la obviedad de ese circo se les podía haber ocurrido a todos antes de las 22:55 horas de un viernes», le censuró el juez.