La desdicha de Sergio Ramos: querer y no poder en París

Sergio Ramos todavía no ha podido tener continuidad en París. El defensa andaluz ha comenzado el año de una forma similar a la que terminó 2021, es decir, sin tener minutos. Este domingo, el PSG empató a uno contra el Lyon y, aunque el camero entró en la convocatoria, Pochettino optó por alinear a Marquinhos y Kimpembe como centrales, dejando sin jugar al internacional español.

“Está bien, fue una decisión que no jugara hoy. (…) Jugamos con cuatro defensas. Hay mucha competencia para todos. Espero que pueda jugar los próximos partidos. La decisión fue la de jugar con Marquinhos y Kimpembe» subrayaba el técnico argentino en rueda de prensa, dejándole un aviso al central, que no pudo disputar el primer partido del año contra el Vannes en Copa por sanción y ni tan siquiera calentó contra el Olympique de Lyon.

Hasta la fecha, Sergio Ramos ha ido convocado a tan solo tres partidos con el PSG en la Ligue 1. Debutó contra el Saint-Étienne el 28 de noviembre, disputando los 90 minutos tras cinco meses en el dique seco, lo que le provocó una fatiga muscular que le mantuvo fuera de los terrenos de juego durante casi un mes. El pasado 22 de diciembre, el de Camas reaparecía contra el Lorient, ingresando en el campo en la segunda parte con la mala suerte de acabar el encuentro expulsado por una doble amarilla que vio en apenas cuatro minutos.

El hecho de que Ramos no jugara ayer ni un minuto fue una decisión de Pochettino que va en consonancia con la política de prudencia que lleva siguiendo durante toda la temporada. El técnico no quiere arriesgar con los jugadores que llevan bastante tiempo inactivos y es por ello por lo que el internacional español no tuvo minutos contra el Olympique de Lyon. El sábado, ante el Brest, el defensa del PSG podría reaparecer en un partido de menor exigencia.