Alternativa a Martial

«A Wijnaldum no sabemos muy bien dónde ponerle»

Georgino Wijnaldum protagonizó uno de los culebrones del curso pasado. Su contrato con el Liverpool expiraba en junio de 2021 y, a pesar de la querencia de Klopp por seguir contando con él, decidió salir. Todo parecía indicar que su destino sería el Barcelona, con Koeman como principal valedor y el hecho de llegar a coste cero como impulsor del acuerdo. Hasta que apareció el PSG.
El neerlandés se decantó por la oferta parisina, más jugosa en lo económico y lo deportivo, pues en la Ciudad Condal vivían tiempos convulsos. 

Centrocampista potente, llegador, de ida y vuelta. Ideal para hacer de puente entre el pivote defensivo (Gueye) y el creador (Verratti). Pero en el fútbol, dos más dos no son siempre cuatro.
Las críticas no tardaron en aparecen y, a excepción de algún partido que hizo las veces de oasis, el paso de Wijnaldum por el PSG está siendo desértico.Con el mercado de invierno abierto y con la confianza bajo mínimos, una vuelta a la Premier asoma. Everton, Newcastle y Everton están interesados en su cesión. El último choque ante el Lyon, donde estuvo desaparecido, confirma que, quizá, salir sea la mejor opción. De rechazar al Barça a patinar en París. Todo en poco más de seis meses.

«A Wijnaldum no sabemos muy bien dónde ponerle y no es de extrañar, porque incluso con Holanda es el tipo de jugador que necesita ser lo suficientemente libre. Es difícil posicionar a este chico, aunque creo que aún tiene sitio en el PSG», razona Vikash Dhorasoo, ex del PSG y ahora analista de ‘L’Équipe’. A un mes del partido contra el Real Madrid, en París no encuentran dónde colocar a uno de sus fichajes estrella.

About The Author