Nadal vuelve a una final

Sólo hizo falta ver la entrada de Rafa Nadal y Emil Ruusuvuori a la Rod Laver Arena para ver de qué lado estaba el público en las semifinales del Melbourne Summer Set. Tímidos aplausos para el finlandés (22 años y 95º ATP), júbilo desbordante con el español. Y los aussies acabaron complacidos por la victoria de un Nadal que cimentó su éxito con un gran desempeño en la red (73% de puntos ganados), rapidez de piernas y un perfecto equilibrio entre agresividad y consistencia (28 winners por 20 errores no forzados). El resultado, quizás más ajustado de lo esperado por méritos de Ruusuvuori (6-4 y 7-5 en 1h56), le permite a Nadal disputar una nueva final (19 temporadas seguidas lográndolo), algo que no hacía desde que ganase el Masters 1.000 de Roma el pasado 16 de mayo de 2021 ante Novak Djokovic.

Rafa salió algo frío al partido y firmó un primer juego al saque con más errores de la cuenta. Pese a conceder dos opciones de rotura al finlandés, el balear supo salir ileso para sellar su servicio en ocho minutos. El resto de la primera manga transcurrió igualada, pero la mejor noticia para Nadal fue el ritmo ganado en pista, ya que su rival (al que nunca se había enfrentado) entró a los peloteos largos con frecuencia. El desenlace, como tantísimas veces hemos visto en la trayectoria de los grandes campeones, se resolvió en favor de Nadal con un break que llegó en el décimo juego. Ruusuvuori, que hasta el momento había mostrado sus virtudes con una gran técnica y limpio golpeo de pelota, se puso nervioso cuando no tocaba y con dos errores (doble falta y drive a la red) regaló el set en la primera opción de quiebre que tuvo Nadal en el partido.

La segunda manga tuvo más alternativas. Nadal parecía haber sellado la victoria con un break que le puso en disposición de cerrar el partido con el saque (5-3), pero entonces emergió el mejor tenis, atrevido y descarado, de un finlandés que a buen seguro dará que hablar en el futuro. Ruusuvuori, que encontró una mina de puntos con el contrapié paralelo, encadenó dos juegos seguidos para igualar el set y hacerle dudar a Nadal. Sin embargo, a la hora de la verdad, cuando el pulso tiembla y la bola quema, la sombra de un 20 veces ganador de Grand Slam fue demasiado alargada para Ruusuvuori, que entregó el billete a la que habría sido su primera final ATP con un error no forzado en el duodécimo juego. A Rafa le espera ahora la sensación del torneo, un Maxime Cressy (24 años, 112º) que se ha plantado en el partido por el título tras superar la fase previa y cediendo sólo un set en el cuadro final (ante Opelka, en octavos). Rafa ya nos vuelve a ilusionar…

Nadal: «Las vueltas no son sencillas»

A pie de pista, Nadal analizó sus sensaciones tras sellar su pase a la final del Melbourne Summer Set, primer partido por el título que disputa desde mayo de 2021.

Análisis del triunfo: «Me he encontrado un poco más lento de lo normal, pero no me tengo que frustrar porque las vueltas no son sencillas. Le conocía porque ha estado en la academia y además entrené la semana pasada aquí con él».

Rival en la final: «Está sacando muy bien y jugando muy agresivo y este tipo de superficie ayuda a esas características».