Australia le muestra la salida a Djokovic

Novak Djokovic permanece retenido en un hotel de cuarentena de Melbourne, donde continuará si las autoridades no atienden las demandas de su entorno para que sea trasladado a un alojamiento más adecuado, a la espera de que el próximo lunes el Tribunal Federal tome una decisión sobre la validez de su visado y su posible deportación. Entretanto, el Gobierno australiano le mostró la salida para retornar a Serbia. La ministra del Interior, Karen Andrews, aseguró que el número uno del mundo “no está cautivo” y que “es libre de irse en cualquier momento”. “La Fuerza de Fronteras se lo facilitará”, dijo la política que defiende la irregularidad de la entrada de Djokovic, quien no está vacunado. Fue la réplica a la protesta formal presentada por el Ministerio de Exteriores serbio al embajador aussie en Belgrado.

Aunque no es oficial, el motivo de la exención solicitada por el tenista balcánico sería que padeció la COVID en los últimos seis meses, eximente para la vacunación que figura en un documento que envío el Open de Australia a los posibles participantes. El escrito contradice las normas oficiales de la administración aussie, que no admite esa posibilidad, como demuestran unas cartas que le fueron enviadas por el Gobierno a Craig Tiley, director del torneo, que habría cometido un error grave, posible causa del rocambolesco caso Djokovic. Por otro lado, el abogado del grupo de comunicación News Corp, Justin Quill, opina que el ganador de 20 Grand Slams tiene muchas opciones de participar en el primer Grand Slam del año: “Sospecho que sus abogados no solo quieren ganar el caso, sino que además pretenden ganar tiempo, una moratoria que le permita quedarse en el país y competir. Podrían discutir sobre la apelación durante semanas e incluso meses».

Mientras su familia exige que sea puesto en libertad (su madre le considera “un prisionero”), a Novak le llegan muchos apoyos, algunos insospechados, como el de su antiguo enemigo Nick Kyrgios. “Pese a estos memes y titulares, es uno de nuestros grandes campeones, y al fin y al cabo, es humano. Hagámoslo mejor”, dice el tenista australiano. La PTPA, la asociación de jugadores paralela a la ATP creada por el propio Djokovic, asegura que está bien y con ganas de dar su versión sobre los hechos “con sus propias palabras y a su debido tiempo”.

«Muchas gracias a la gente de todo el mundo por vuestro constante apoyo. Puedo sentirlo y es muy apreciado», escribió de manera escueta Nole en una historia de Instagram. Lo recibe sobre todo desde su país, que está en pie de guerra contra su retención en el otro lado del mundo. Este jueves trascendió que tres tenistas consiguieron que aceptaran sus exenciones. Sin embargo, a la checa Renata Varacova le revocaron el visado y fue enviada al mismo hotel que Djokovic.

About The Author