Atlético Mataprimeras

Atlético Mataprimeras

Baleares, tierra de Mataprimeras. Donde se llevó una manita el Getafe y, hoy, un derechazo el Celta. Otro Goliat que pasa por el aro de David. Otra sorpresa. El Atlético Baleares, equipo de Primera RFEF, estará en los octavos de Copa.

Los de Coudet, cruz de la moneda, volvieron a sucumbir a la maldición balear: aquí cayeron el año pasado (5-2 del Ibiza)… Y este. Bis de desgracias. Triste Dejá vù.

La desdicha empezó con una caraja defensiva. Fue tal, que no había ni arrancado su motor y la Chachoneta ya estaba en un gigantesco atolladero: Manel Martínez entró solo para rematar un córner y fusilar a Dituro. No dio crédito el portero de la pasividad de sus compañeros.

El argentino, titular tras ser Rubén Blanco contacto estrecho en las últimas horas, achicó aguas como pudo y evitó el segundo en la recta final del primer capítulo. Coudet, fuera de sí por dentro, hizo cuatro cambios de una tacada. Y la revolución dio sus hijos. Sus frutos.

Brais Méndez aprovechó un rechace para empujar el 1-1 y espantar fantasmas. Pero fue algo temporal: Javi Galán se escurrió en un centro y permitió que Manel Martínez cabecease solo el 2-1. Zarpazo definitivo. Letal. No hubo efecto Aspas. Sí heroica.

El Celta hizo las maletas coperas de manera precoz y deberá confiarlo todo a LaLiga. El Atlético Baleares, que no había vuelto a jugar desde la pintada de cara al Getafe, abrió el año con otra gesta. Metiéndose en los octavos de Copa.

«Que pase el siguiente…», se escucha por Baleares. Este Atlético no teme a nadie.