6 amotinados en el PSG

Uno de los grandes problemas de la temporada del PSG es la cantidad de jugadores que tiene el club en la plantilla. Los parisinos cuentan con 33 fichas del primer equipo, una anomalía en Europa que ha provocado que Leonardo tenga la difícil misión de intentar sacar de aquí a junio 100 millones en ventas para intentar paliar las pérdidas, que ascienden a 200 millones, durante el presente ejercicio. Una complicada tarea, sobre todo por la poca iniciativa de los jugadores a dejar la capital francesa.

De acuerdo con la información de L’Équipe, son varios los integrantes de la plantilla del PSG que no quieren salir a pesar del interés de algunos clubes. Entre ellos se encuentra Kurzawa, que ya le ha dejado claro a Leonardo que solo saldrá cedido si es cobrando la totalidad del salario que tiene en la capital francesa. Al lateral izquierdo hay que añadir Draxler, Kehrer o incluso Paredes, que, aunque tenga un status importante en el vestuario, Leonardo podría venderles para alcanzar los 100 millones de € que tiene como objetivo.

Otro de los jugadores que está en la rampa de salida, pero no piensa salir a cualquier precio, es Sergio Rico. El portero tiene un salario de 200.000€ brutos mensuales que ascienden a más de 2 millones por temporada, cifras inasumibles para cualquier equipo que quiera hacerse con los servicios del exjugador del Sevilla, que es el tercer portero del PSG por detrás de Keylor y Donnarumma. Respecto a Wijnaldum, y a pesar del interés del Newcastle en una cesión en el mercado de invierno, la intención de la directiva respecto al centrocampista es darle crédito, a priori, hasta final de temporada en París.

El caso de Icardi sigue siendo un enigma. Según informa RMC Sport, el PSG cuenta con el delantero, pero Wanda Nara vería con buenos ojos volver a Italia. En caso de que llegue una oferta que oscile los 30 millones de €, Leonardo no se opondrá, en principio, a su marcha, aunque deberá acudir al mercado para encontrar un delantero suplente. El argentino tiene buen cartel en Italia y la Juventus es uno de los equipos que más interés han mostrado en hacerse con el exjugador del Inter.